Foto: Andina.

Se busca voluntarios para vacuna experimental contra el VIH

El estudio Mosaico tiene como objetivo crear una vacuna contra el VIH. En el Perú este proyecto es desarrollado por la Unidad de Ensayos Clínicos (Unidec) de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. La investigación se encuentra en la Fase 3: es el momento de inocularla para comprobar su eficacia contra un virus que ha causado la muerte de millones de personas en todo el mundo. 

Por Shaida Díaz y María Soledad Palomino 

El VIH registra actualmente 87 mil contagiados en el Perú. Dado que este virus muta muy rápido en el cuerpo humano y desarrolla variantes, ha sido muy difícil para la ciencia desarrollar una vacuna. Después de cuarenta años de la aparición de los primeros casos del VIH-sida, en el Perú y en otros siete países se lleva a cabo un estudio para prevenir su contagio. Hugo Sánchez, psicólogo clínico e integrante del estudio Mosaico dirigido por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, precisa que en el país esta investigación se realiza en cinco laboratorios: cuatro en Lima y uno en Iquitos. 

Según Sánchez, quien dirige el área comunitaria de la Unidad de Ensayos Clínicos (Unidec) de la UNMSM, la fase 3 consiste en el reclutamiento masivo de voluntarios para que se inoculen la versión final de la vacuna. De los ocho países relacionados con el estudio, el Perú cuenta con la mayor cantidad de voluntarios. De un total de 3800 pruebas que es necesario para obtener un resultado concluyente, 1200 voluntarios viven en nuestro país.

“Si bien Mosaico empezó en 2016, este equipo empezó a trabajar en los años noventa”, señala Sánchez. Unidec también realiza estudios sobre enfermedades como el Covid-19 o el Zika, pero ahora están enfocados en el VIH. Actualmente, Mosaico se está desarrollando de manera simultánea en ocho países: Argentina, Brasil, Estados Unidos, España, Italia, México, Perú y Polonia. 

Equipo Unidec de la UNMSM en el Día Mundial de la Lucha contra el VIH 2019 Foto: Instagram @orgullounidec.

El propósito del estudio es crear inmunidad frente a la enfermedad y para ello ya se están haciendo pruebas con voluntarios. Sánchez explica el proceso para el desarrollo de una vacuna: existe una prefase y cuatro fases para concluir que una vacuna es eficaz. La prefase es a nivel molecular y en esta se experimenta con animales. En la primera fase se inocula de manera experimental a un grupo de 6 a 8 personas bajo su propio riesgo. Es decir, se arriesgan a contraer alguna enfermedad o sufrir efectos secundarios. En la segunda fase participa un grupo más numeroso que oscila entre 200 a 300 personas. Para la tercera se requiere de 3800 personas. Esta fase se divide en 2 etapas: la 3A, que alude a la vacunación de los voluntarios, y la 3B, que consiste en la espera de efectos adversos tras la vacunación. Finalmente, la fase cuatro es la de aplicación del producto resultante, la vacunación masiva.  

Para la búsqueda de voluntarios, Unidec cuenta con un área de Reclutamiento y Retención. David Servan, Javiera Arnillas y Thais Martínez, miembros de la comunidad LGBTIQ+, forman parte de este equipo. Servan es actor; Arnillas, influencer; y Martínez, educadora y promotora de salud para la prevención del VIH en Lima. Servan cuenta que, a raíz de la pandemia del Covid-19, para atraer la atención de su público objetivo, organizan charlas mediante Facebook e Instagram. Aunque también realizan actividades presenciales. Recientemente, Arnillas se presentó en Valetodo, una discoteca de Miraflores, donde hizo un llamado al público para que sea parte del estudio. Mediante las redes sociales y aplicaciones de citas online, Arnillas y Servan se encargan de llamar la atención de posibles voluntarios. En caso de que estos se muestren interesados en el estudio, Martínez se encarga de explicarles y enseñarles cómo funciona la vacuna y también les habla de los riesgos que implica.  

Javiera Arnillas haciendo promoción del estudio. Foto: Instagram @orgullounidec.

Los voluntarios deben cumplir con ciertas características. Servan explica que los participantes deben pertenecer a la comunidad LGBTIQ+; para ser más específicos, deben ser hombres gays, mujeres trans o bisexuales. Asimismo, el rango de edad debe oscilar entre 18 y 30 años. Servan precisa que se busca trabajar con las personas más vulnerables, porque si funciona en ellos, que están más expuestos a la enfermedad, entonces la vacuna funcionará en quienes tienen menor riesgo. El objetivo final es que la vacuna se aplique a todos: desde recién nacidos hasta adultos mayores. Los seropositivos no son incluidos dentro de este estudio dado que la vacuna no cura el mal, sino busca prevenirlo. 

Los voluntarios que cumplan con los requisitos necesitan pasar por ciertos filtros. Michael Genit, estudiante de Medicina, de 23 años y voluntario del estudio Mosaico, cuenta su experiencia. Un amigo suyo le contó sobre el estudio y lo contactó con Javiera Arnillas. Ella se encargó de darle información del programa. Michael aceptó recibir la vacuna. 

Él cuenta que una vez informado pasó por la cita 0 en San Marcos. Allí le pidieron hacerse exámenes de descarte de enfermedades venéreas. Después de una semana, se programó la cita 1. Dado que los exámenes de la cita 0 cumplían con los requisitos, el voluntario ingresó al programa y se le aplicó la primera dosis. Las siguientes citas se dan en intervalos de tres meses. Genit relató que las citas 2 y 3 consisten en entrevistas sobre malestares que podría haber presentado y muestras para descartar alguna ITS o ETS; además de acudir a enfermería para la dosis de cada cita. Si bien no hay citas intermedias, Mosaico se comunica con los voluntarios ocho días después de cada dosis para saber si presentó alguna reacción. En general, el ambiente que brindan a los voluntarios dentro y fuera del laboratorio es cálido y genera mucha confianza. 

Los interesados en formar parte del proyecto pueden comunicarse con el encargado del área comunitaria Hugo Sánchez vía correo electrónico (hsanchez@epicentro.org.pe) o a través de las redes sociales de Unidec (en Instagram se encuentran como @orgullounidec y en Facebook como www.facebook.com/UnidecSalud).