Milagros Loayza, periodista y directora de la página de Facebook Mujeres Fútbol Club, forma parte del lanzamiento de la campaña #BlackWomanFootball en Perú. Su objetivo es visibilizar las prácticas discriminatorias de las que son víctimas las futbolistas afrodescendientes.

Por Paulo Samaniego

Fabiola Herrera, actual zaguera del equipo femenino de Universitario de Deportes, se hacía llamar Juan Luis cuando era niña para poder jugar en las ligas menores. Tenía que hacerlo porque solo había torneos para niños y no estaba permitido que una niña juegue con ellos en una competencia. Más tarde reveló su identidad y pudo jugar en equipos de mujeres, e incluso destacar en la selección nacional femenina. No obstante, siguió siendo víctima de comentarios racistas desde las tribunas. Por ejemplo, durante la final de la liga femenina del 2018, disputada en Chorrillos, un hincha del equipo contrario la insultó por ser negra. En respuesta, Herrera decidió besar su brazo como señal de orgullo por su color de piel.

Loayza considera que la discriminación contra las futbolistas nace de la idea de que la mujer solo debe estar en el hogar, un prejuicio que les ha impedido trascender en otros espacios de la sociedad, como los deportes. La entrevistada señala que esta marginación se relaciona, por ejemplo, con la manera en que se trata a las futbolistas en los medios de comunicación: “Cuando una mujer quiere dedicarse al fútbol  la ven como una persona extraña. Se asume que las mujeres deben ser delicadas”.

Por consiguiente, los medios ven a las mujeres como invitadas y no como protagonistas en una competencia deportiva que en el pasado estuvo reservada a los hombres. En consecuencia, considera Loayza, la prensa deportiva se enfoca en factores externos, como el aspecto físico de las futbolistas, en vez de sus resultados o su desempeño dentro del campo de juego.

Las futbolistas afroamericanas, explica la periodista, sufren una doble discriminación de raza y de género. Se aduce que no saben jugar fútbol y que no cuentan con la misma habilidad que los hombres. “Está tan arraigada la estigmatización contra las personas afrodescendientes que se normalizan los insultos racistas contra ellas”, denuncia Loayza.

Para apoyar la lucha contra la discriminación racial y el machismo en el Perú, la página Mujeres Fútbol Club se unió a la campaña #BlackWomanFootball. Loayza presentó a Fare Network, organizadora de esta campaña, una serie de proyectos. Uno de ellos consiste en un documental sobre la vida de futbolistas afroamericanas, como Miryam Tristán, del equipo femenino de Alianza Lima. Otro proyecto tiene previsto organizar talleres virtuales en centros educativos para sensibilizar a los escolares.

Actividades planeadas entre Mujeres Fútbol Club (MFC) y Deportvida (DPV) para la campaña #BlackWomanFootball. IMAGEN: Facebook.

Loayza remarca que busca impulsar cambios positivos en los clubes de fútbol femenino y visibilizar la realidad de las futbolistas afrodescendientes. Propone para ello crear áreas de prevención de actos discriminatorios mediante la aplicación de protocolos de género. Este es un primer paso, explica la entrevistada, para una mejor convivencia en la liga femenina. Su objetivo es que las futbolistas se sientan respaldadas por sus clubes. La periodista menciona como antecedente la decisión que tomó el club Palestino, de Chile, que despidió a uno de sus kinesiólogos luego que una jugadora de la categoría sub 20 lo acusara de acoso sexual.

Loayza también quiere generar impacto público en redes sociales y medios televisivos con la difusión de documentales y videos de la campaña. “Hemos gestionado el lanzamiento de nuestras producciones en canales como TV Perú. No obstante, debemos recordarles constantemente estos acuerdos para que no queden solo en promesas”, señala.