FOTO: Ilustración de Enfoque Derecho.

La violencia de género también se ejerce en la cobertura informativa

Las inadecuadas coberturas sobre casos de violencia contra la mujer podrían evitarse con el nombramiento de editoras de género en los medios de comunicación. Así lo propone Zuliana Lainez, presidenta de la Asociación Nacional de Periodistas (ANP). La especialista también considera necesaria la inclusión de cursos sobre derechos humanos en la formación universitaria en Comunicación Social.

Por Rocío Quispitupa Soria y Anel Romero

En el Perú, solo un medio de comunicación, La República, cuenta con el puesto «editora de género». En países vecinos, como en Argentina, el 70% de los medios de comunicación tienen entre su plantel periodístico este cargo. Para Zuliana Lainez, presidenta de la ANP, esto resulta clave en un contexto de tanta violencia contra la mujer.

La incorporación de la periodista Lucía Solís al Grupo La República como editora de género ocurrió tras caso polémico: el acoso en las redes sociales de Yanira Dávila, conductora del programa de televisión Aprendo en Casa. Esto se debió a unas críticas a los hinchas de un equipo de fútbol que Dávila había realizado. Las agresiones a la comunicadora se desataron luego de una publicación del mencionado diario.

Lainez explica que la inapropiada cobertura de la violencia de género también se da por falta de un curso universitario sobre el tratamiento adecuado de esta problemática. Al respecto, propone incorporar una asignatura sobre la cobertura de estos temas en las facultades de comunicación, específicamente en las escuelas de periodismo. De ignorarse esta iniciativa, Lainez advierte que se seguirá revictimizando a las afectadas, «no por el morbo, sino por la falta de preparación para tratar estos casos».

Zuliana Lainez, presidenta de la Asociación Nacional de Periodistas (ANP).

Si bien se observa un mayor interés de los periodistas por informar sobre los casos de violencia de género responsablemente, esto no es suficiente. Lainez advierte que, en la edición de contenidos, a menudo se cambia el enfoque, los titulares y hasta las imágenes con una intención netamente sensacionalista. Por ello, destaca la importancia de incluir un curso sobre periodismo con enfoque de género y derechos humanos como una asignatura obligatoria en las facultades de comunicación.

Dado que los casos de violencia de género, migraciones, problemas ambientales y conflictos sociales son frecuentes en las coberturas mediáticas es necesaria una formación especializada. Saber qué lenguaje emplear, las fuentes a las que consultar y qué tipo de imágenes incluir es vital para un buen desempeño de la profesión.

Sobre esta necesidad, Miriam Larco, secretaria técnica del Consejo Consultivo de Radio y Televisión (ConcorTV), señala que es posible incorporar temas ligados a los derechos humanos, a la no violencia, a la no discriminación y al respeto a poblaciones vulnerables en cursos como Ética y Legislación de las Comunicaciones. Cambios mayores en la malla curricular de las facultades de comunicación tomarán más tiempo, advierte la especialista.

Miriam Larco, secretaria técnica del Consejo Consultivo de Radio y Televisión (ConcorTV).

También es necesario demandar el cumplimiento de la Ley 30364, que norma la autorregulación de los medios, y que sanciona con multas significativas las malas prácticas periodísticas, precisa Larco. Por ello, ella propone crear una institución reguladora que cumpla funciones similares a Osiptel, ente que se encarga de regular y supervisar el mercado de telecomunicaciones. Este nuevo organismo se encargaría de velar por el cumplimiento estricto de la regulación vigente. Asimismo, actuaría de oficio en casos de discriminación, violencia contra mujeres, niñas, niños y adolescentes. Lamentablemente, añade Larco, “las guías, las recomendaciones y los códigos de ética son solo eso: guías, palabras…”.

Fanny Muñoz, exdirectora de la Maestría en Estudios de Género de la Escuela de Posgrado de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), señala que, si bien la inclusión de editora de género en La República permite que se realice un mejor trato informativo de la violencia de género, la cobertura de estos temas en dicho medio no es frecuente, como sí lo es en otras publicaciones.

Fanny Muñoz, ex directora de la Maestría en Estudios de Género de la escuela de posgrado de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP).

La psicóloga Doris Woolcot afirma que brindar la información adecuada sobre estos casos ayudaría a romper mitos sobre la violencia de género. Asimismo, estas precauciones contribuirían a que la ciudadanía tome conciencia sobre este problema social. Recordemos que un trato informativo adecuado implica no revictimizar, no exponer mediáticamente a las víctimas, no mostrar las declaraciones en las que se detalla la agresión, etc.

Canales de ayuda

Si deseas promover una mejora en el trato informativo de estos casos, debes saber que las empresas de radio y televisión están en la obligación de contar con canales que permiten enviar quejas. Ya sea a través de una página de web, un número telefónico y/o un correo electrónico, puedes reportar coberturas inadecuadas. También puedes recurrir al Observatorio de Medios (@observamedios21) a través de sus redes sociales.

Igualmente, si conoces a alguien o te encuentras en una situación de violencia de género (psicológica, física o sexual), puedes comunicarte de forma gratuita con la Línea 100 del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, cuyo personal se encargará de brindar información, orientación y apoyo emocional especializado. Asimismo, puedes buscar ayuda en los Centros de Emergencia Mujer (CEM) más cercanos a tu lugar de residencia.