Emily Bennett: ¿Qué hace una vegana inglesa en el Perú?

Alrededor de las 8 o 9, Emily se levanta y comienza su día. En este caso, se despertó quince minutos antes de la entrevista, con los ojos aún hinchados y el café apenas digerido. Tiene recetas que escribir, vídeos que grabar, archivos que editar. Su hilo conductor: compartir su cocina vegana. Se ha comprometido a convertir sus experiencias en algo que pueda ser utilizado. A la fecha, registra más de 45 mil seguidores en Instagram (@emilyseatsperu) y su perfil ya cuenta con más de 1.600 publicaciones. De Birmingham a Lima, Emily nos ofrece una mirada original sobre la cocina vegana en Perú y el trabajo en Instagram, con una pizca de humor y un puñado de amor.
Por: Léna Lebouteiller
Portada: Archivo personal

Hace diez años, cuando aún vivía con su familia en Birmingham, Inglaterra, Emily intentó hacerse vegana. Estaba rodeada de un entorno favorable para los animales. En el hogar de los Bennett, no había carne en la mesa. A los ocho años la pequeña Emily ya era vegetariana. Pero no consideró el veganismo, ni siquiera sabía lo que era. Unos años más tarde, a los 18 años, empezó a pensar en ello. Entonces se lanzó, de la noche a la mañana, un poco por capricho. «Fracaso espectacular». Poco después, al regresar de un año de intercambio en España en 2015, decidió hacerlo bien. Tras haber ahondado el tema, se lanzó al agua. Y para asegurarse de no fallar por segunda vez, creó una cuenta de Instagram en la que publicaría todo lo que cocinaba. Es vegana desde hace siete años.

Durante su intercambio universitario, se hizo amiga de una mujer estadounidense. Los dos se habían ido de viaje a Chicago. Fue allí donde Emily conoció a Sergio, un peruano. Ambos regresaron a sus países, pero nunca dejaron de comunicarse. Así, en julio de 2016, impulsada por su deseo de reunirse con quien amaba y vivir en un país de habla hispana, Emily se trasladó a Perú. Se fue de Inglaterra con muy poco dinero y sin planes profesionales. Como muchos otros antes que ella, empezó dando clases de inglés. La suerte quiso que uno de sus alumnos tuviera una empresa que necesitaba un traductor. Tiempo después, encontró un trabajo a tiempo parcial en la industria editorial. Su traslado a Perú hizo evolucionar su cuenta de Instagram. Ya no es simplemente «Una vegana en Inglaterra», sino «Una vegana inglesa en Perú». Todo su contenido está en español. A medida que iba posteando, el número de seguidores creció hasta explotar al inicio de la pandemia del Covid-19.

Lo que ella busca con su cuenta de Instagram dista mucho de las innumerables historias de influencers que, movidos por la sed de visibilidad y dinero, dedican su vida a las redes sociales. Justo ante la mera mención de la palabra «influencer», Emily hace una mueca. Su modestia no digiere tal etiqueta. No se reconoce en esta categoría. Para ella, su cuenta de cocina no pretende cambiar el mundo. Lo ve más como una forma de animar a la gente a comer menos animales. «Si cinco personas no veganas hacen una de mis recetas, siento que he triunfado. Menos animales muertos es lo que me hace feliz”.

«Que mi madre fuera vegetariana fue lo mejor que me pudo pasar”, afirma. Evoca haber visitado muchos santuarios y refugios cuando era niña. Bajo el techo de los Bennett, siempre había un puñado de animales rescatados de las calles. Recuerda que un día apareció un gato en la puerta y su madre lo dejó entrar. «Mi madre es esa persona que recoge animales de cualquier sitio», dice.

Emily y sus mejores amigas en Madrid para una fiesta de cumpleaños sorpresa en 2019. Foto: Archivo personal.

En Perú se necesita un cambio social

Emily procede de un país donde ser vegano es tan fácil como ser carnívoro. Ingrese a cualquier supermercado del Reino Unido y verá que los productos veganos son tan comunes y accesibles como los de origen animal. Ponga un pie en Perú y verá todo lo contrario. La cultura alimentaria de este país está muy centrada en el pollo, lo que lo convierte en el cuarto mayor consumidor de aves de corral de la OCDE (por detrás de Israel, Estados Unidos y Malasia). Cuando Emily llegó a Lima, había básicamente leche de soya. Y había que conformarse con eso. Desde que llegó hace seis años, las cosas han cambiado. Pero el veganismo sigue siendo muy marginal, incluso en la capital. En las provincias es otra historia todavía.

«Por eso no creo que pueda cambiar el mundo con mi cuenta de Instagram. Para eso se necesita un cambio social». Comparando la situación peruana con la inglesa, señala una relación humano-animal muy distinta. En Perú es habitual encontrarse con aves de corral colgadas de ganchos, destripadas. El vínculo entre el animal muerto y lo que se pone en el plato es muy directo. Emily cree que los peruanos están de alguna manera insensibilizados. En Europa, la carne se procesa. Cuando comen sus nuggets, no piensan inmediatamente en el sacrificio del pollo que hay detrás. «Es más fácil escandalizar a un británico», dice.

Más allá de esta razón cultural, existe por supuesto un contexto económico diferente. Las empresas no tienen los fondos ni los incentivos para producir alimentos veganos. El acceso a la información y la educación tampoco son los mismos, y hay menos literatura escrita en español sobre el veganismo. Sobre todo la pobreza en Perú hace que la mayoría de la gente no pueda modificar su dieta. Emily es muy consciente de que no puede decir a todo el mundo: «Sólo tienes que hacerte vegano, comer carne de soja y beber leche de soja”.

En cualquier caso, su cuenta de Instagram sirve como prueba de que la comida vegana no es ni aburrida ni insípida. «Puedes comer carne de soja, judías y verduras. Pero, ¿quién quiere realmente vivir así?». Así que parte de su rutina diaria está dedicada a la cocina vegana, que comparte en su cuenta. Los ingresos generados por su actividad en Instagram complementan los de su trabajo como editora. Corrige y edita documentos en inglés para estudiantes internacionales (currículos, ensayos, etc.) y hace la revisión final del trabajo de otros editores.  Por otro lado, dice que gana menos de lo que la mayoría de la gente cree. «Si quieres un vídeo, pagas», dice, y añade que no cobra el mismo precio a grandes marcas como Wong que a una pequeña marca vegana.

«Si cinco personas no veganas hacen una de mis recetas, siento que he triunfado. Menos animales muertos es lo que me hace feliz”.

Trabajar desde casa paga la comida de los gatos

De niña, su nariz estaba siempre enterrada en un libro. Podía devorar tres o cuatro libros al día, sin problemas. «Mis padres se estaban volviendo locos. Iban a tiendas de caridad porque no podían seguir el ritmo.” De hecho, dado su consumo de novelas, tenía que encontrar una forma de ahorrar dinero. Tímida, hablaba poco en la escuela y se rodeaba de pocos amigos. La literatura parecía ser un consuelo para ella. Esta pasión nunca la ha abandonado, ni tampoco su tableta Kindle. Le encanta el romance, que le permite «desconectar el cerebro». Lee mucha ficción y piensa: «Vale, estoy deprimida, bien podría llorar por estos personajes de ficción”. Y añade: «Por un lado, es una vía de escape. Por otro lado, se trata de encontrar algo ficticio con lo que identificarse”. Pero, sobre todo, lo hace para entretenerse de su rutina, que es muy diferente a la de la mayoría.

Su ritmo de vida se adapta ahora a su lado introvertido, que nunca la ha abandonado. Su horario es flexible. Su trabajo como editora es «semi-freelance», no depende de nadie en su trabajo de Instagram. Y, sobre todo, lo hace todo desde casa. Se acabaron las horas de traslado, los autobuses abarrotados y las oficinas congestionadas. A veces el incesante tráfico de Lima le hace echar de menos la tranquilidad de Birmingham. Sabe que muchas personas necesitan la interacción social diaria, pero también sabe que no es la única que disfruta de su estilo de vida introvertido. «Creo que todo el mundo en la ciudad se beneficiaría de trabajar desde casa.” Emily se levanta a la hora que quiere, organiza su día en función de lo que tiene que hacer y se acuesta a la hora que quiere. Que no haya lugar a confusiones, la flexibilidad no significa pereza.

Detrás de los reels (vídeos de 15 segundos en Instagram) y de los posts, hay horas de trabajo invisibles para el ojo del seguidor. «Grabar lleva mucho tiempo», señala. Escribir una receta lleva unos 20 minutos. Grabarla puede llevar una hora para un vídeo corto, hasta dos o tres horas para un vídeo de 30 o 40 segundos. Lo graba todo en su cocina, con una luz y una cámara. Nada más. De todos los contenidos que produce, los favoritos de Emily son las recetas. Y eso no es anodino.

Cuenta @emilyseatsperu en Instagram

Lo más difícil es cambiar de mentalidad

«Las recetas, especialmente durante la pandemia, han sido una forma de conectar con la gente». La comida, que ella define como parte integral de su identidad, ha sido una especie de puente para superar el aislamiento. Fuera de este contexto, y para la introvertida que es, también es su forma de comunicarse. Hay algo profunda e intrínsecamente social en el hecho de compartir recetas. Sin embargo, es muy importante para ella que su cuenta siga siendo una cuenta de cocina. No quiere ser la cara de la cuenta, ni quiere mezclar su vida privada con su vida pública. «Tengo reglas estrictas. El 99% de mi vida no está en Instagram».

Dice que no recibe críticas ni odio. Cree que su decisión de no mostrar su cuerpo le sirve de escudo contra los haters. «No sé si mi autoestima podría soportarlo”. A diferencia de muchos «influencers de la cocina» que se ponen en evidencia, a Emily realmente no le importa. En primer lugar, explica que no se disfraza para cocinar (y al mismo tiempo señala que se ha puesto el jersey al revés). En segundo lugar, subraya una vez más que no quiere hacer acto de presencia. Su cuenta es una cuenta de cocina, ni más ni menos. 

Para ella, el veganismo es sin duda la mejor decisión que podría haber tomado. A través de su relato, comparte esta convicción y abre el campo de las posibilidades en un país que sigue siendo cultural y económicamente muy dependiente de la carne. Para todos aquellos que estén pensando en dejar los productos animales, da consejos. «Tengan paciencia. Lo más difícil de hacerse vegano es cambiar de mentalidad. Tienen que estar 100% seguros de que no quieren seguir comiendo animales. Construir esta convicción lleva tiempo. No lo hagan por capricho. Vean a un nutricionista, tomen sus vitaminas B12. Investiguen, y háganlo bien”.

De repente, su gata Ramona araña la puerta. Un último recordatorio de que, para Emily, nada es más importante que recuperar el valor de las vidas animales. El veganismo es una forma de quitarlas por fin de la mano del hombre, que las ha explotado durante siglos en un sistema de consumo frenético e inmoral basado en el saqueo de los seres vivos. Su cuenta de Instagram es una vía para compartir el estilo de vida vegano y para orientarse hacia más tranquilidad para ella y para los animales.