FOTO: Liga Peruana de Fútbol Profesional

Una montaña rusa llamada Jefferson Farfán

Por Salvador Sampén

En la vida nada es seguro. Frase cliché, pero no por ello errónea. En 2008, producto de la burbuja inmobiliaria de los Estados Unidos, se generó una crisis financiera global. Cientos de multimillonarios tuvieron ante sus ojos el desplome de sus fortunas. La que pensaron sería una vida de largos años fructíferos, terminó siendo una broma de mal gusto. Hablar del descenso de Alianza Lima podría ser tildado como una mofa con esas características. En 2020, el club íntimo fue un cóctel explosivo de indisciplinas, malos resultados, malas contrataciones, malo en todo. Los hinchas comenzaron el año pensando que su club sería protagonista de la Copa Libertadores y su esperanza a fin de año se pinchó como una burbuja. 

Hoy Alianza Lima es el nuevo campeón del fútbol peruano. Solo un año después del “descenso”, remediado en instancias del TAS, La Victoria vuelve a ser el epicentro de la gloria. Una paradoja en todo el sentido de la palabra. Pero no es la única. Tras la obtención del título n° 24, Hernán Barcos se agacha y le dice a Jefferson Farfán que se suba a sus hombros. “La foquita” hace caso al llamado sin vacilar. Ambos caminan por la pista atlética del Estadio Nacional saludando a la hinchada. Ambos están notoriamente emocionados hasta las lágrimas. Ambos tocan el cielo. Ambos son uno solo. Sus sonrisas son únicas, pero perfectamente reconocibles. Son sonrisas dignas de alguien que saborea la miel de ese tipo de revanchas que te da la vida. Esas revanchas en las que puedes soplar y nuevamente formar una burbuja después de pensar que la anterior, la que se pinchó, sería la última. 

“¡Siempre te tuve fe ahí y tú sabías… siempre te tuve fe ahí!”, grita un eterno Daniel Peredo mientras narra el primer gol de Perú a Nueva Zelanda en el histórico repechaje que devolvió a la Blanquirroja a una Copa del Mundo luego de 36 años. “Jefferson no podía irse mal de la selección. Tenía una noche destinada como esa”, expresó el mítico relator días posteriores a la clasificación. ¿Por qué Peredo daba esas palabras reivindicativas? Sucede que Farfán estuvo a un paso de no volver a la selección en la era Gareca. Tras su paso por el Schalke 04, mudó su fútbol a Qatar, una liga de evidente bajo nivel. Sin embargo, ese no fue el problema central. Su lesión en la rodilla y las constantes apariciones en programas de farándula hacían pensar que soñar con un nuevo gol del “Diez de la calle” con la bicolor era una quimera. 

No obstante, la vida todavía tenía preparada por lo menos una función más. Jefferson se recuperó y firmó por el Lokomotiv de Moscú. Sus notables actuaciones le valieron el retorno al equipo nacional. Un retorno, valga recordar, sumamente polémico. La prensa se dividió y muchos opinólogos rechazaron de manera tajante su reintegración. En medio de murmullos y críticas, demostró que las montañas rusas no solo son juegos mecánicos, también son ciclos vitales. Pero no era la única montaña rusa que este parque de diversiones, llamado vida, tenía boletos preparados para la venta. 

Con 36 años, Farfán volvió a La Victoria para jugar en segunda división. Gracias al reclamo que Alianza Lima dirigió al TAS, en el que venció a la Federación Peruana de Fútbol, lograron disputar la Liga 1. El hijo pródigo, el potrillo, tuvo la posibilidad de volver a casa a lo grande. Las aspiraciones no eran presuntuosas, ninguna casa de apuestas tenía como favorito al equipo blanquiazul para salir campeón a fin de año. Farfán siempre creyó en que sí se podría lograr el objetivo, aunque la ilusión pareció desmoronarse cuando su lesión de la rodilla recrudeció. Los titulares de los periódicos fueron categóricos nuevamente. Los opinólogos aparecieron otra vez. En esta ocasión, para mandarlo al retiro. Farfán camina con Barcos en la pista atlética del Estadio Nacional. Es cargado por un jugador de 37 años que también había sido retirado por la prensa tras su paso por el Bashundhara Kings de Bangladesh. Ambos son una sola experiencia. Ambos sonríen porque valió la pena pagar la entrada de la montaña rusa.