FOTO: gob.pe

Las últimas vallas que Diana Bazalar debe superar para llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio

La vallista peruana Diana Bazalar (25), promesa de su disciplina, cuenta los detalles sobre su preparación física y sus objetivos trazados con miras a conseguir un cupo para los Juegos Olímpicos de Tokio, cuya realización está prevista para el 2021. También explica el obstáculo que representa la pandemia en su proceso de clasificación y la posible suspensión de dicho evento. 

Por Diego Sánchez Valdivia

La vida es como una pista de atletismo repleta de vallas, algunas más altas que otras, pero todas comparten la singularidad de causar una gran satisfacción luego de ser franqueadas, más aún cuando la meta está cerca. Diana Bazalar, promesa de la carrera de vallas, lo sabe perfectamente. A sus 25 años, ya ilusiona al atletismo nacional con su gran talento, fuerza y disciplina, atributos que le valieron para batir el récord nacional absoluto de 100 metros vallas en los Juegos Panamericanos de Lima 2019. Lo logró al imponerse con 13,25 segundos y eclipsar, de ese modo, el récord establecido por la legendaria Edith Noeding (13,56 segundos) en los Juegos Panamericanos de 1975. 

Sin embargo, como parte de una promisoria generación de atletas peruanos, la sed de gloria de Diana no se colma con estos laureles pasados, sino que la impulsa a explorar nuevos horizontes y, más aún, sus propios límites. Por ello, apunta ahora a saltar la valla más alta de su carrera: el proceso de clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokio 2021, la mayor justa multideportiva del mundo. 

Una promisoria generación del atletismo fememino peruano. Festejo del equipo de postas 4×100 tras la medalla de oro obtenida en el XVIII Campeonato Iberoamericano de Atletismo 2018. De izquierda a derecha: Gabriela Delgado, Diana Bazalar, Triana Alonso y Paola Mautino. Foto: Facebook Nación Deportiva Perú

Para lograr este objetivo, inicialmente, la atleta tuvo que sortear una serie de escollos. Desde entrenar por Zoom en casa durante los primeros meses del estado de emergencia sanitaria, que supuso la suspensión general del deporte federado, hasta recobrar paulatinamente su ritmo de competencia tras la autorización del Gobierno para reanudar las actividades deportivas en febrero de este año. El saldo final fue un duro retroceso en su rendimiento físico y ritmo de competencia. Consciente de esta desventaja, la atleta entrena actualmente todas las semanas en la Videna bajo la supervisión de su entrenador con el fin de pulir su técnica y llegar en óptimas condiciones a las competencias venideras. 

Por fortuna, Diana no corre por cuenta propia. Con base en su perfil, el departamento técnico de la Federación Deportiva Peruana de Atletismo (FDPA), luego de enviar una solicitud al Instituto Peruano del Deporte (IPD), consiguió que la incluyeran en el programa Vamos con Tokio. Este fue creado con el fin de apoyar a atletas destacados en su plan de preparación como compensación al esfuerzo y sacrificio que realizan diariamente. Ahora, con una valla menos en su camino, Bazalar se concentra en entrenar con ahínco para retribuir pronto la confianza depositada en ella. 

Los caminos que conducen a Tokio

Para clasificar a los JJ.OO. de Tokio, existen dos vías posibles: alcanzar la marca mínima requerida (12.84 segundos) o ubicarse entre las 40 mejores del sistema de puntajes (ranking). Para Diana, la segunda opción es la más viable. “Estoy buscando la clasificación por puntaje porque ahora la marca no es asequible para lo que estoy haciendo. Mi mejor marca en el 2019 ha sido 13.25 segundos y mejorar tan rápido no es de un día para otro”, sentencia la joven.

Para sumar puntos en dicho ranking, es menester que nuestra seleccionada participe en la mayor cantidad de competencias posible, principalmente en las internacionales, que son las que más puntos otorgan. No obstante, la crisis multidimensional desatada por la pandemia a nivel global ha provocado la cancelación de varios torneos internacionales de atletismo en los que Diana tenía proyectado competir con miras a clasificarse a los JJ.OO. Uno de ellos, según confirmó la revista Corredor, fue el Campeonato Sudamericano de Atletismo que se iba a celebrar en Argentina entre el 14 y 16 de mayo. La deportista acota que dicho torneo aún no tiene sede fija.

El avance de la pandemia amenaza también el cronograma de las demás competencias nacionales e internacionales y mantiene en vilo al mundo del atletismo. Incluso, según el diario Marca, la opción de suspender los JJ.OO. de Tokio ha resurgido como una opción luego del repunte en las cifras de contagios y decesos registrado en Japón durante las últimas semanas.

“Al menos en Sudamérica todos los campeonatos se cancelaron. Podría hablar de un campeonato, pero quizás mañana, pasado mañana o en una semana, lo cancelen”, lamenta Diana. “Es muy difícil salir del país, por lo que estamos en el dilema de qué competencias pedir [a la Federación] o a cuáles asistir”, agrega. 

Las vallas de la vida 

A pesar de lo anterior, Bazalar no agacha la cabeza. En medio de este clima de incertidumbre, ella apunta a competir en más competencias nacionales con el fin de apuntalar su técnica y no perder el ritmo de competencia. En cuanto a su plan de entrenamiento, detalla: “Como estamos ahora en etapa competitiva, los entrenamientos son bajos en cargas”. Este plan estratégico responde a una medida preventiva que asocia los entrenamientos intensos en períodos de competencia con un mayor riesgo de lesión.

Cuando por fin parecían menguar los embates de la pandemia al deporte nacional, una mala noticia consternó a la FDPA y, en particular, a la deportista: su entrenador, Augusto Málaga, quien la guió por la senda del éxito durante más de doce años desde que la joven apenas tenía 13 años, falleció víctima del coronavirus en la segunda semana de abril.   

En su honor, además de poner en práctica sus lecciones técnicas y de vida, la deportista asegura que, al igual que él, estudiará para convertirse en una profesora de educación física para así mantener vivo su legado. Mientras escribo estas líneas, la joven ya habrá terminado de competir en el Campeonato Nacional de Mayores 2021, en el que trascendió que se realizará un homenaje al difunto entrenador.

Homenaje de las atletas campeonas de los 100m. con vallas al profesor Augusto Málaga.(Diana Bazalar en el medio). FOTO: Facebook Federación Deportiva Peruana de Atletismo-Página Oficial

***

En resumen, por ahora, el panorama se muestra incierto y descorazonador para Diana y el resto de atletas peruanos. Los caminos que conducen a Tokio han sido bloqueados temporalmente por vallas pandémicas y las nefastas cifras que se actualizan a diario. No obstante, la fe de los peruanos, aquel pilar de nuestra sociedad que tanta merma ha sufrido en esta época, está puesta en deportistas como Diana, que, con sus triunfos y progresos, la renueva y fortalece. Y que, a falta de vacunas suficientes, le inyectan al Perú una necesaria dosis de alegría.