Es la última universidad pública que empezará el año académico. Si bien se prepara para iniciar las clases virtuales en agosto, hasta la fecha miles de estudiantes no han podido matricularse.

“La matrícula se planificó por facultades, pero no sé qué ocurrió con la página web, se saturó; estuve desde mediodía hasta las 4 de la madrugada del día siguiente intentando matricularme. Actualizaba y salía de la página”, cuenta Paolo Yaques (22), un estudiante de quinto año de la Facultad de Derecho y Ciencia Política. No se pudo inscribir en todos los cursos de su malla curricular porque el sistema se lo impidió.

Al igual que Paolo, cientos de estudiantes villarrealinos no han podido matricularse hasta ahora en los cursos que les corresponde debido a las fallas que presenta la plataforma SUMWEB. Para esta nota entrevistamos a tres representantes estudiantiles de iniciales R. C., J. C. y D. M. Ellos prefirieron no revelar sus identidades por temor a represalias. Según indicaron, la causa de este pandemónium administrativo-digital ha sido el deficiente registro de notas en el sistema. “Hay estudiantes que no tienen notas de los cursos que llevaron el semestre anterior (¡el año pasado!), por lo que no pueden matricularse en los cursos que les corresponde llevar este semestre”, afirma uno de los dirigentes universitarios.

Si bien el sistema SUMWEB se empezó a utilizar el ciclo pasado, fue únicamente para registrar las asignaturas en las que los alumnos se habían matriculado presencialmente, además del registro de notas que hacían los docentes, explican los estudiantes de las facultades de Medicina “Hipólito Unanue”, y de Arquitectura y Urbanismo. Tal parece que ni el personal administrativo ni los estudiantes estaban lo suficientemente familiarizados con el uso de esta plataforma.

Otro problema no menos grave es el número de alumnos que fueron considerados para el proceso de matrícula del semestre 2020-1. Los estudiantes entrevistados señalaron que la universidad no incluyó a quienes reservaron su cupo de matrícula el año pasado, tampoco a los que pidieron cambio de malla curricular, los que decidieron reincorporarse, entre otros casos. Todos ellos cuentan con resoluciones correspondientes que permiten su matrícula en la universidad. Sin embargo, los encargados del SUMWEB no los admiten, señalan los representantes estudiantiles.

A esta lista de inconvenientes debe añadirse el desorden de las mallas curriculares. “Aún no se ha está actualizado el plan de estudios en algunas facultades y, por ende, todos los cursos están descolocados, si no se convalidan cursos y notas, tampoco se podrá matricular a muchos alumnos”, advierte uno de los entrevistados, quien señala que en la Facultad de Medicina se está proponiendo un plan de estudios “flotante”, es decir, llevar la teoría del curso y la parte práctica quedaría suspendida.

Los confusos comunicados de la Villarreal

Los estudiantes entrevistados señalan que los documentos que la universidad difunde acerca de la matrícula virtual son contradictorios y se difunden a destiempo, lo cual ha generado un mar de confusiones en la población estudiantil y hasta en la plana docente. A continuación, la cronología del proceso de matrícula del 2020-1:

    1. El 24 de mayo la Universidad Nacional Federico Villarreal anunció el inicio de la matrícula en modalidad virtual. Esta se realizaría entre el 25 y el 30 de mayo. El proceso se ordenó por facultades y priorizó al quinto superior de toda la población estudiantil.
    2. Posteriormente, la matrícula se amplió hasta el 1 de junio “a fin de brindar oportunidad a aquellos estudiantes que por diversos motivos no registraron su matrícula”, según el comunicado N°014-2020-VRAC-UNFV.
    3. Las quejas de los estudiantes por los problemas para poder matricularse a través de la plataforma virtual persistieron, por lo que la universidad anunció un nuevo periodo de matrícula. Dicho proceso se llevó a cabo entre el 15 y el 20 de junio.
    4. En principio, esta nueva matrícula estaba dirigida únicamente a los alumnos que no se habían inscrito en al menos una asignatura, aproximadamente, el 5.5% del total de los estudiantes.
    5. Sin embargo, la universidad se rectificó y señaló que el nuevo proceso de la matrícula incluiría a todos los estudiantes que no completaron el 100% de los cursos correspondientes a su ciclo académico.

Comunicado emitido por error. FOTO: Facebook UNFV.

El caso Ceprevi

Dentro de las modalidades de admisión, el ingreso por medio del centro preuniversitario de la universidad, es decir, Ceprevi, ha sido el más afectado. Muchos de los admitidos se ven en la imposibilidad de matricularse debido a que no se ha concluido la última evaluación del ciclo. “Lamentablemente, ellos hasta el momento no han dado su examen final, por ello no los están considerando”, señaló uno de los representantes entrevistados.

Cabe añadir que la Universidad Nacional Federico Villarreal suspendió todas sus actividades el pasado 15 de marzo, cuando se decretó el estado de emergencia a nivel nacional. Pese a las sesiones de capacitación virtual a los docentes y administrativos para la reprogramación del año académico, la universidad no realizó el examen de admisión ordinario de manera virtual ni concluyó el ingreso directo por Ceprevi.

Hasta la fecha, no hay una respuesta de las autoridades de la Universidad Federico Villarreal. A pesar de los reclamos de los estudiantes, el silencio (y una inepta burocracia) reinan dentro de este centro de estudios.

Las contradicciones institucionales, así como las fallas de la plataforma virtual y la lentitud de los administrativos, amenazan ahora la formación académica de miles de estudiantes.