De cómo Edwin Oviedo y Juan Carlos tomaron una decisión que cambió el rumbo del fútbol peruano.

Después de 36 años la selección peruana vuelve a la máxima competencia del fútbol mundial. A inicios del proceso clasificatorio, el objetivo parecía tan remoto como en anteriores eliminatorias. Esta vez, sin embargo, la nueva dirigencia de la Federación Peruana de Fútbol asumió el desafío con la mayor ambición y profesionalismo. El  resultado lo vemos ahora: la clasificación a Rusia y una racha de catorce partidos sin conocer la derrota.  Sin duda resultó clave la convocatoria del técnico argentino Ricardo Gareca, gracias a las gestiones de Juan Carlos Oblitas, director deportivo de la FPF.  Fue él quien se rodeó de un equipo técnico competente y nutrió su conocimiento recurriendo a softwares  que miden el rendimiento de cada futbolista. Gareca, además, cambió la mentalidad del jugador peruano. Inculcó disciplina y concentración y dejó fuera a referentes antiguos de la selección. El equipo cuenta ahora con apoyo psicológico, y, como cereza, Paolo Guerrero surgió como líder de la selección. Mira este video basado en el libro “El camino a Rusia” de Umberto Jara.