Por décadas se ha sostenido que la historia del periodismo peruano empezó el 1 de octubre de 1790, con la aparición en Lima de ‘El Diario Curioso, Erudito y Comercial’, bajo la dirección de Jaime Bausate y Mesa. Indagaciones recientes han descubierto una publicación más antigua, difundida en el año 1700 por el impresor y editor Joseph de Contreras y Alvarado.  En mayo próximo el Fondo Editorial del Congreso publicará un libro con las ediciones que se conservan del ‘Diario que contiene las noticias más sobresalientes’. Esta es la historia de un hallazgo olvidado por más de un siglo.

“La colonia no tuvo periódicos”. Con esta frase Raúl Porras Barrenechea comenzó su primer ensayo sobre la historia del periodismo peruano. Fue publicado en 1921 en la revista Mundial, a propósito del centenario de la independencia. Unas líneas después añadió: “Don Jaime Bausate y Mesa se propuso remediar esta indiferencia el 1 de octubre de 1790”. Esta afirmación sonó tan contundente que durante décadas no fue cuestionada por el mundo académicos, a pesar de que el propio Porras Barrenechea renegó de ella, cuando encontró evidencia de que sí se habían difundido diarios durante la colonia. Hoy día sabemos con exactitud cuándo aparecieron y qué tipo de noticias publicaban. Hoy día sabemos que el diario más antiguo de América apareció en el Perú.

Fernando Obregón Rossi, periodista e investigador, ha seguido el rastro de estas publicaciones aparecidas a fines del siglo XVII y principios del siglo XVIII. Un apellido destaca en todos ellas: ‘De Contreras’. Se trata de una familia que estuvo  muy involucrada con el negocio de la imprenta. Gerónimo de Contreras fue quien empezó a difundir relaciones de los sucesos acaecidos en Lima. Más tarde traspasó a sus descendientes la idea de informar en tiempos de la colonia. Él imprimió las ‘Nuevas de Castilla’. Su hijo, José de Contreras, editó ‘Noticas del Sur’. Y su nieto, Joseph de Contreras y Alvarado, impresor, editor, poeta y a la postre, el primer periodista peruano, sostuvo esta herencia con una publicación más regular entre 1700 y 1711.

Fernando Obregón Rossi, periodista e investigador. FOTO: Jimena Rodríguez.

El ‘Diario que contiene las noticias más sobresalientes de Lima’ se imprimía en papel tamaño oficio y su difusión fue regular. Empezó como una publicación bimensual, pero más tarde, a cuando la audiencia creció, se convirtió en quincenario. Al  principio tuvo ediciones concisas de solo dos páginas, más adelante llegó a imprimir hasta veinticuatro páginas cargadas de abundante contenido.

¿Por qué Obregón sostiene que este diario, publicado por primera vez el 17 de mayo de 1700, es el más antiguo de América? Cumplía con tres condiciones básicas para ser considerado un periódico, explica el periodista: tenía una frecuencia o periodicidad establecida, difundía noticias en lugar de rumores y abarcaba una área geográfica importante: el Virreinato del Perú. ‘The Boston News-Letters’, nacido en 1704, figura en los libros de historia como la primera publicación periodística del nuevo continente, pero el  diario de Joseph de Contreras es más antiguo y así debe ser reconocido en adelante.

En sus páginas se encuentra información sobre hechos ocurridos dentro y fuera del Virreinato del Perú entre 1700 y 1711. Durante este periodo se desató en España la guerra por la sucesión de los reinos entre los Habsburgo y los Borbones. La crisis política y económica que envolvió a la península ibérica afectó también a sus colonias en América. En ese lapso mueren dos virreyes (Melchor Antonio Portocarrero y Laso de la Vega  y Manuel de Oms y de Santa Pau). Tras el deceso del primero, en 1705, la Audiencia de Lima toma el poder durante un año. Disminuida la férrea autoridad virreinal, también quedaron debilitados el  control y la censura ejercida sobre las publicaciones impresas. Según Obregón, esta coyuntura signada por la inestabilidad política y la ventajosa condición de ser el “impresor real”, en otras palabras, ser propietario de la imprenta oficial, la única reconocida por la Corona, ayudaron a Joseph de Contreras y Alvarado a publicar sus diarios con relativa libertad.

Celebraciones religiosas, matrimonios, cumpleaños, nacimientos, notas sociales, defunciones, acontecimientos ‘milagrosos’, fiestas de toros, estrenos teatrales, terremotos, aparición repentina de corsarios en el litoral y hechos de sangre figuraban en las páginas del primer diario que se leyó en Lima.

Obregón destaca noticias de carácter social o cultural que no figuran en los textos de historia. “Encontré una nota sobre una celebración en la Plaza de Armas o Plaza Mayor. Armaron una escenografía alusiva a un combate naval que incluía la pirotecnia de la época. Empezó al caer la tarde y terminó en la noche con la escenificación de un gigantesco incendio”.

Joseph de Contreras y Alvarado no siempre esperaba el anunció oficial para difundir las novedades del virreinato. Obregón explica que buscaba información  con fuentes propias y las citaba con rigor periodístico. Si daba cuenta de un hecho, mencionaba de dónde había salido la información.

Era extremadamente meticuloso, destaca Obregón: “Solía contrastar la información obtenida; algo inusual para la época. Como hay una guerra por la sucesión real en España, nadie sabe en las colonias quién se va a quedar con el reino. Ese vacío de poder lo induce a ser escrupuloso con las noticias que publica. No quiere aparecer como partidario de alguno de los bandos en pugna”.

El descubrimiento

Los diarios que Joseph de Contreras y Alvarado publicó en Lima entre 1700 y 1711 fueron  hallados en la Biblioteca Pública de Nueva York en 1908. Investigadores como Raúl Porras Barrenechea mencionaron esta publicación pero no tuvieron acceso a sus páginas. Si bien la biblioteca nuevayorkina difundió en 1974 un índice de contenidos, fue recién en 2008 cuando funcionarios de nuestra Biblioteca Nacional valoraron la importancia de este olvidado documento histórico. Gracias a una gestión del Fondo Editorial del Congreso en 2015 se obtuvo una versión digitalizada de la publicación dirigida por Joseph de Contreras y Alvarado. Esta será publicada y presentada el próximo 17 de mayo para conmemorar el nacimiento del primer diario de América. La difusión de este hallazgo no hubiese sido posible sin la obsesión intelectual de Fernando Obregón Rossi.

Los periódicos originales están reunidos en un tomo encuadernado probablemente por el propio Joseph de Contreras y Alvarado. La carátula los presenta así:”Diarios y memorias de los sucesos principales y noticias más sobresalientes en esta ciudad de Lima, Corte del Perú”.

En el primer editorial, De Contreras defiende el valor de la noticia impresa frente a la hoja manuscrita que solo difunde rumores. También destaca la credinilidad del impresor real, como vocero autorizado de lo que ocurre en los reinos. “Es importante porque en principio este editorial es una suerte de decálogo ético de lo que él va  a hacer con su periódico y luego lanza un ataque directo contra los rumores que se difunden a través de manuscritos”, señala Obregón.

Francisca, la primera periodista 

Obregón refiere que dentro de la familia hubo una mujer que también se dedicó al periodismo. Se llamaba Francisca de Contreras y era sobrina de Joseph de Contreras y Alvarado. En 1723 Francisca relanzó el proyecto periodístico que había heredado de su tío.  Solo logró publicar cuatro números debido a que su familia ya no poseía el monopolio de la imprenta y también a  causa de su condición de mujer. Vivía en una sociedad extremadamente machista que relegaba a las mujeres a las obligaciones domésticas y no le reconocía derechos. Más allá de la fugacidad de su emprendimiento periodístico, fue ella la primera periodista del Perú.