La industria del podcasting en español está experimentando un crecimiento acelerado. Radio Ambulante, un podcast que inició en 2012, se ha convertido en un referente para hacer periodismo narrativo en audio. En el Perú, los medios tradicionales (RPP o La República) y los medios digitales (Convoca) están apostando por el podcast como herramienta para informar sobre temas de interés público.

Radio Ambulante no es una radio, aunque su nombre sugiera que sí. En realidad, es un podcast sobre historias de América Latina y busca llevar la estética de la crónica de prensa escrita al sonido. Fue el 11 de enero de 2011, en un café en San Francisco, EE. UU., cuando Daniel Alarcón le dijo a Carolina Guerrero, su pareja: “Hagamos esa vaina de la radio”. Aunque no sabían cómo hacerlo y muchos los desanimaban, no se rindieron y, ocho años después, Radio Ambulante es un referente en el mundo del podcast en español y del periodismo. No en vano ha ganado, en 2014, el premio Gabriel García Márquez en la categoría de Innovación y, en 2017, el premio Third Coast/Richard H. Driehaus al mejor documental en lengua extranjera, uno de los más prestigiosos en la industria radial.

La idea surgió de Daniel en un momento en el que no sabía qué hacer con su vida. Por esos días se encontró con un amigo que tenía una beca de periodismo KnightWallace y le preguntó cómo se podía ganar una. “Solo debes tener una idea buena”, le respondió su amigo. Y claro que Daniel la tenía: “This American Life, un programa radial estadounidense de periodismo, en español”. Así, como un juego, se concibió Radio Ambulante.

Si la idea de hacer un podcast fue espontánea, elegir el nombre adecuado resultó ser una tarea muy complicada. “Fue un proceso doloroso, una búsqueda larga, de casi ocho meses”, confiesa Carolina Guerrero. Después de descartar las 98 opciones que tenían —entre las que estaban Funámbulo, Radiotrancon, Loramojada y Radio Sin Nombre —, Annie Correal, una de las cofundadoras, propuso el nombre ideal.

“Cuando apareció Radio Ambulante, inmediatamente nos gustó. Creo que la palabra ambulante representa la resiliencia. Los ambulantes siempre se están moviendo y sacando su familia adelante con mucha fuerza y mucha valentía. La policía viene y los saca a todas partes. Ellos vuelven y se organizan. Y sí, el nombre elegido representó un poco ese ímpetu y esa lucha diaria que tienen los latinoamericanos”, explica Carolina.

El equipo de Radio Ambulante está disperso por Latinoamérica y Estados Unidos. Que se reúnan todos en un mismo lugar es muy difícil, pero no imposible. Washington D.C., 2018. FOTO: Instagram de Radio Ambulante.

¿El renacimiento del sonido?

EL DECÁLOGO DEL PODCAST

La BBC lanzó convocatoria de ideas para nuevos podcasts y estableció 11 criterios que distinguen a los podcasts de la radio. Traducción de Francisco Izuzquiza.

1. Un podcast no es un programa de radio, incluso si los programas de radio se consumen como podcast.
2. Para las generaciones más jóvenes que nunca tendrán una radio, los podcasts son su radio… Pero vuelve a leer el punto 1.
3. La historia y el tema siempre serán la guía para la duración de un podcast.
4. Los podcasts se construyen para la generación que usa auriculares: sé respetuoso, cálido y amable dentro de sus cabezas.
5. Utiliza las palabrotas con criterio, sé informal, cercano, pero la libertad de usar lenguaje soez no significa que sea una obligación.
6. Los podcasts son una forma de radio visualmente poderosa, pueden ser el cine para los oídos.
7. La diferencia está en los detalles. Los podcasts cuentan historias grandes, complicadas y emocionalmente complejas, reales o ficticias.
8. Los podcasts ofrecen la claridad en el caos: en un ritmo de noticias frenético, los podcasts ofrecen foco y contexto.
9. Los podcasts son tribales: crean y asientan comunidades.
10. Sin importar su origen, los podcasts son formas de audio digitales nativas y globales.
11. Los podcasts son ágiles, pueden coger todas las reglas anteriores y cambiarlas, salvo la número 1.

Un podcast es un archivo de audio que se puede escuchar y descargar desde el celular o computadora en cualquier momento y cuantas veces se desee. En EE. UU., el boom de este formato en inglés se dio en 2014 gracias a Serial, un podcast de periodismo de investigación que narra historias de no ficción. La primera temporada trató el caso de Hae Min Lee, una estudiante del instituto de Baltimore estrangulada presuntamente por su exnovio, Adnan Syed, quien fue condenado a cadena perpetua sin que existieran las pruebas suficientes. El estilo del reportaje en audio estuvo tan bien trabajado y llamó la atención por la historia, la investigación y la voz de Sara Koenig, la periodista que presentaba Serial, que cinco millones de personas lo descargaron en iTunes en sus primeras seis semanas.

Pero ¿a qué se debe el éxito del podcast? Según José Miguel Ucendo, editor de audio digital en RPP, los jóvenes están abandonando la radio porque el podcast se ajusta mejor a sus demandas de consumidores: pueden elegir cuándo y qué escuchar, como una radio a la carta. “Hay dos motivos importantes por los que el sonido ha vuelto a ser valorizado: primero, porque la imagen es dictatorial, obliga a estar muy al pendiente de la pantalla, mientras que el audio permite hacer muchas más cosas. Segundo, porque el audio permite que cada uno rellene con imágenes propias”. En palabras de Karla Velezmoro, directora de Convoca Radio, el oyente “genera imágenes auditivas”.

Carlos Wertheman, fundador de El Langoy, uno de los podcast más escuchados y antiguos en Perú explica esta preferencia. “El Langoy nació en 2014 porque estábamos hartos de la radio tradicional, la detestábamos a muerte porque tocaban los temas que nos interesaban con una ramplonería como si estuvieran vendiendo un sachet de mayonesa”.

El pensamiento de Carlos plantea lo que muchos piensan de la radio: no profundiza en los temas, no porque no quieran, sino porque tienen una programación que cumplir. Una de las ventajas de los podcasts es que “no tienen la tiranía del tiempo y permiten experimentar diferentes maneras de contar historias”, explica Velezmoro. Está pensado para lo digital, para ser escuchado con audífonos porque es más íntimo y para nichos especializados, mientras que la radio es masiva y está caracterizada por la inmediatez.

Esto no significa que la radio y el podcast sean incompatibles. “El podcast es un gran aliado de la radio para hacer formatos que ellos no pueden poner en su programación diaria porque les demanda mucho tiempo, pero también tienen que ser conscientes de que es necesario invertir para hacer un producto de calidad”, comenta Velezmoro. No hay que olvidar que ambos comparten una característica: el lenguaje radiofónico. “Al final juegas con cuatro elementos: la voz, la música, los efectos y el silencio. La diferencia es que en radio el silencio está marginado porque el tiempo ahí es oro; en cambio, el podcast te permite jugar más con el silencio”, explica Ucendo.

Los podcast más comunes son los de conversación y opinión. Los medios tradicionales usan más este formato. Leonardo Ancajima y Eifel Pinedo conduciendo ProGamer, un podcast producido por RPP. FOTO: Alba Ñaupas.

Podcast y periodismo en el Perú

En el Perú, Luis Enrique Mendoza, investigador del podcast peruano, calculó que existían cincuenta podcasts hasta 2017. De esta cantidad, cuarenta y nueve de los podcasts encontrados tenían un rasgo en común: eran solo de opinión o conversación, pues frente al micrófono se sentaban uno o más podcasters para comentar y dar su punto de vista sobre cualquier tema. La excepción en ese año fue Convoca Radio porque los locutores no opinaban, sino que buscaban contar historias sobre personajes y casos de interés público; es decir, usaban un formato narrativo.

Convoca es una organización de periodismo de investigación digital. En 2017 se convirtió en el primer medio periodístico que decidió apostar por un formato que aún estaba en desarrollo. Karla Velezmoro, directora de Convoca Radio, estaba trabajando en televisión, pero siempre tuvo la inquietud de hacer radio. “Mi primer acercamiento al periodismo fue radial y tuve la experiencia de hacer reportajes en las radios donde trabajé, pero en Perú eso no es muy común”, cuenta.

Lo que ella quería hacer no era tomado en cuenta hasta que se lo comentó a Milagros Salazar, directora de Convoca. “Generalmente, en la radio prevalece la inmediatez o los temas de conversación u opinión, pero eso no era lo que me interesaba, sino trabajar formatos poco usados como el reportaje, la crónica, el perfil y el informe. Después de que se me cerraron muchas puertas, coincidí en un evento con Milagros, le compartí mi idea y a ella le pareció interesante”. Así nació Convoca Radio. Actualmente tiene más de 100 episodios y ha ganado el Premio Nacional de Cultura del Agua.

Para Velezmoro el podcast es muy útil en el periodismo. “Creo que es una alternativa para que los jóvenes conozcan los temas de manera entretenida, porque el periodismo no tiene que ser lejano a lo entretenido. No me refiero a ser sensacionalista, sino a escuchar una historia sin aburrirse”.

Los medios tradicionales no se quedaron atrás y, dos años más tarde, se dieron cuenta de la importancia de hacer podcasts. Radio Programas del Perú creó en 2018 la plataforma RPP Podcast. “Tenemos los podcasts nativos, aquellos creados especialmente para la red, y tenemos los adaptados, que pueden ser secciones de radio que se cuelgan íntegros en la web”, explica José Miguel Ucendo. Hasta el momento tienen 26 podcasts de temas variados: cocina, música, noticias, videojuegos, literatura, etc. Algunos con estilo narrativo y otros con formato de conversación u opinión.

Ucendo también reconoce la importancia de los podcasts en el periodismo. “Este formato es valioso para nuestra profesión. La crisis del papel, de la prensa, no significa que las personas ya no buscan información. Aún lo hacen, solo que ahora en la web, donde pueden leer, escuchar”.

Otro medio que ha decidido apostar por este formato no tan nuevo, pero sí poco difundido en el país, fue el diario La República. La idea surgió este año cuando llegaban sugerencias respecto a los programas digitales que producen en RTV, una plataforma audiovisual. “Todo bien con el programa de Rosa María Palacios, pero me gasto muchos datos y yo solo quiero escucharlo”, eran algunos de los comentarios que se hacían. Este factor, sumado a la idea de incrementar la oferta que ofrecen y dejar de ser vistos solo como un medio serio de política, fue el que impulsó la creación de LR Podcast.

Aunque recién llevan cuatro meses desde su creación, ya se han lanzado dieciocho podcasts —todos con formato de conversación u opinión— y muchos de ellos son los programas de RTV convertidos en audio. Rider Bendezú, editor general web de La República, admite que la calidad no es la mejor, pero que el siguiente paso es producir una oferta más variada.

Sin embargo, Karla Velezmoro tiene una postura respecto a los podcasts en los que solo se escucha opiniones o conversaciones. “Desde el periodismo se puede producir historias dramatizadas, reportajes, y no quedarse solo en reproducir las entrevistas. Lo que diferencia a los periodistas de otros podcasters es la investigación”. Ella considera que el podcast es más que un simple formato de audio; debe ser un producto hecho exclusivamente para lo digital, al menos desde el lado periodístico, porque sino termina siendo un repositorio de audio.

Cualquiera puede producir un podcast. Karla Velezmoro, directora de Convoca Radio, los hace desde su laptop y, muchas veces, en la comodidad de su hogar. FOTO: Alba Ñaupas.

¿Se puede vivir de hacer podcast?

Después de decidir hacer Radio Ambulante, Carolina Guerrero y Daniel Alarcón se dieron cuenta de que no tenían el dinero suficiente para llevar a cabo su idea. Así, lanzaron una campaña en Kickstarter, un sitio web de recaudación de fondos para proyectos creativos. Esto coincidió con su boda y, en vez de pedir regalos de matrimonio, prefirieron que sus amigos y familiares donen en Kickstarter. Con los cuarenta y seis mil dólares recaudados empezó la primera temporada de Radio Ambulante.

Usualmente hacer podcasts de conversación no es muy caro, basta con tener un micrófono, una computadora con algún programa de edición de audio y una idea. Pero claro, en la gran mayoría de casos, las ganancias tampoco se pueden ver fácilmente. Sin embargo, Radio Ambulante es un proyecto ambicioso que abarca investigación y reportería por toda Latinoamérica, lo cual lo hace muy costoso. Y, por si fuera poco, nació con la idea de ser rentable.

Actualmente, Radio Ambulante produce ganancias: da trabajo a veinte personas y los oyentes pueden producir sus propias historias y luego son remunerados si es que cumplen con el estándar de calidad que exige cada episodio. Pero descubrir la fórmula no fue tan fácil y hubo momentos en los que tanto Carolina como Daniel quisieron abandonar el proyecto.

“La sostenibilidad financiera ha sido un reto real. A veces mi esposo Daniel y yo pensábamos en dejar de hacer Radio Ambulante porque, al ser los fundadores, teníamos que trabajar a tiempo completo. Además, tener hijos pequeños es muy costoso y en un par de ocasiones no veíamos cómo sostener nuestro proyecto. Resolver el acertijo de la monetización y sostenibilidad ha requerido mucha creatividad y actitud experimental. Ahora estamos orgullosos de tener un proyecto sostenible, con un gran producto y cultura organizativa saludable. Creemos que el futuro es brillante”, expresa Carolina Guerrero.

Según Jorge Caraballo, editor de Radio Ambulante, actualmente se financian de tres maneras. Primero, gracias al contrato de distribución exclusiva con NPR, la radio pública estadounidense que lidera la descarga de podcasts en ese país con más de dieciocho millones de descargas mensuales. También cuentan con becas de fundaciones que apoyan el periodismo independiente y con las donaciones económicas de sus oyentes que forman parte del programa de membresías.

En el Perú, este formato sigue en desarrollo y aún nos falta mucho para alcanzar a grandes referentes como Argentina, España y Estados Unidos. Según José Miguel Ucendo, en el país estamos lejos de decir que hacer podcasts es rentable. “Para la gente independiente esto es muy difícil, pero también para los grandes medios porque hablamos de un formato que no es masivo y que incluso los propios clientes no entienden ni saben lo que es. Vender un producto a alguien que no sabe darle valor es muy complicado, ese problema es para todos”.

Sin embargo, para este especialista, el podcast está empezando a atraer a los clientes. “En otros mercados, el audio está viviendo una época dorada que va a llegar a la región rápidamente. También vendrá el momento en el que la gente podrá vivir de los podcasts. Me consta que ya hay personas que tienen pequeños patrocinadores y les alcanza al menos para montar la grabación de los podcasts. Vendrá más pronto de lo que pensamos”, asegura.