“A más calumnias, más aprismo”, decía un viejo lema del Apra. En los últimos días, el egresado de la PUCP y candidato al Congreso por el Partido Aprista, Mijael Garrido-Lecca, ha sido descubierto en una serie de mentiras y contradicciones aún sin aclarar. “Mitómano” le ha dicho el semanario Hildebrandt en sus Trece. ¿Tanto así?

Por  Alexandra Ampuero, en colaboración con Alexa Pinedo.

Las declaraciones que el propio Garrido-Lecca ha brindado sobre su trayectoria profesional son, ciertamente, sorprendentes y confusas. ¿Ha sido o no corresponsal de guerra? ¿Militante aprista? ¿Constitucionalista?

Somos Periodismo decidió investigar la fabulosa biografía de alguien que –hasta hace muy poco– ejerció como periodista. Acudimos a diversos registros documentales, comparamos archivos periodísticos y entrevistamos a varias personas que trabajaron con él. Lo que encontramos nos revela que Garrido-Lecca no ha respetado el mayor principio del periodismo: la verdad.

Hildebrandt tenía más razón de la que sospechaba.

MIJAEL CAPITÁN: “COMANDO UN PELOTÓN DE FUERZAS ESPECIALES”

Esta es la afirmación que ya todos saben desmentida. Hace unos días, Utero.pe publicó la respuesta del Ministerio de Defensa en donde se desmentían las afirmaciones de Mijael Garrido-Lecca sobre sus cargos en el Ejército. Ni es capitán del Ejército ni fue ascendido por acciones distinguidas ni es comandante en el Vraem. Es sólo Teniente de Reserva. Como lo puede ser cualquiera que siga el curso de tres meses.

Fuente: Utero.pe

Pero esta no es la única afirmación que dista de la verdad. Realizamos una labor de fact-checking y encontramos siete más. Siete muy graves. Siete supuestos eventos de la biografía del candidato que, todo indica, jamás ocurrieron.

 

1) MIJAEL CORRESPONSAL DE GUERRA: “ME HA TOCADO CUBRIR LA GUERRA EN SIRIA EL AÑO PASADO”

Esta afirmación corresponde a la charla de Periodismo e Interés Público que dio Garrido-Lecca en la Universidad Científica del Sur en mayo de este año. Allí no solo habló de su supuesto comando en el VRAEM, sino también de esta otra valerosa acción en un contexto bélico: ser corresponsal en Siria cuando dirigía el portal Altavoz.

“Me ha tocado cubrir la guerra en Siria el año pasado, también, la guerra en Sinaí, en Egipto, en Jordania, parte de los atentados que hubo en Turquía y un poco la dinámica entre Hezbolá y la comunidad de cristianos maronitas en Líbano”.

Como Altavoz ya no existe, el archivo de su web se perdió. En toda Internet, el único legado de su viaje al Medio Oriente es este:

Sí, otro reportaje sobre comida peruana.

Como este reportaje no cubre guerra alguna, le preguntamos a Clara Elvira Ospina, directora de noticias de América TV y Canal N, sobre este reportaje producido por Altavoz y publicado por América:

“Nosotros hicimos un acuerdo con él [Mijael Garrido-Lecca]. De hecho por eso empezó nuestra relación laboral. Él hizo unos reportajes en Siria. Estuvo en la frontera. Emitimos dos reportajes, dos o tres, que hizo con Ariana Lira. Él nos lo propuso, nos llevó los reportajes”.

Nos comunicamos con la reportera de la nota, Ariana Lira, para conocer los detalles de la comisión y nos reveló que:

“Lo único que podría decirse que se “cubrió” fue algo de Hezbolá porque entrevistamos a un dirigente, pero esa nota nunca se hizo. Todo lo demás es absolutamente falso: no hemos cubierto ninguna guerra ni en Jordania, ni en Egipto ni en Turquía. A Turquía fuimos por unas cuantas horas porque teníamos escala de regreso. Fue 100% turístico nuestro paso por Estambul”.

Con respecto a Siria, Ariana menciona lo siguiente:

“Nunca hubo Siria. A Siria no pudimos entrar. Hemos estado en el territorio pero no hemos salido del check point. Ha sido cuestión de una hora y nunca pudimos salir de la zona de control de la frontera y regresamos como entramos: en el servicio de taxi que habíamos contratado. Y ahí quedó. Es como que llegas a un aeropuerto y no salgas del aeropuerto. Tú no dices “yo he estado en Dubai porque he pasado por el aeropuerto de Dubai”.

Así figura el sello en la VISA de Ariana Lira: CANCELADO.

Renán Ortega, editor de Altavoz en ese entonces, nos confirmó tal versión:

Entiendo que no llegaron a entrar a Siria ni a ninguna zona de guerra aunque intentaron hacerlo. De hecho pasaron dos checkpoints y luego los deportaron. Sí hicieron algunas coberturas de otros lugares ahí: visitaron un centro de refugiados, fueron a otros lugares pero no es que llegaron a entrar a Siria en ningún momento”.

Efectivamente, en las redes sociales del candidato encontramos un par de videos sobre Beirut y notas de Ariana sobre el feminismo en Jordania y el campo de refugiados Chatila en Líbano. Pero ningún registro sobre los conflictos bélicos de los que hace alarde. A menos que Garrido-Lecca considere que la gastronomía peruana es una batalla.

El único resultado concreto del viaje a Siria fue el quiebre de Altavoz. En palabras de Ortega:

“El viaje a Siria sí tuvo que ver con la quiebra del diario. Ya teníamos un problema de costos en general. Cuando he revisado números, veo que teníamos costos bastante altos que debíamos pagar y evidentemente esa plata [con la que se viajó a Siria] era plata que necesitábamos”.

 

2) MIJAEL INTERNACIONAL: “UNO DE LOS DIEZ DIARIOS NUEVOS MÁS IMPORTANTES DEL MUNDO”

Hablando de Altavoz, Garrido-Lecca declaró al portal web Gana Más en 2017 que los habían mencionado en la revista Forbes “como uno de los diez diarios nuevos más importantes del mundo”.

Buscamos la dichosa cita en la web de Forbes y encontramos que no es una nota del comité editorial de la revista, sino una mención dentro de una columna de opinión. El autor es Alejandro Chafuen, un economista argentino que menciona a Altavoz.pe como aliado potencial de los think tanks de derecha en Latinoamérica.

“Solo una pequeña parte de Alta Voz cubre temas económicos, pero simpatizan con el libremercado”, dijo este columnista, antes de pasar a otras menciones de pequeñas webs liberales. No se trataba de un ránking elegido por la revista y mucho menos, ni de lejos, de una lista de los “diez diarios nuevos más importantes del mundo”.

“Only a small part of Alta Voz is devoted to economics, but they are sympathetic to free-markets”, dice la cita. Sí, “Alta Voz” separado y con mayúsculas.

A pesar de estas menciones imprecisas, muchos creyeron en la palabra de Garrido-Lecca. Altavoz le sirvió como plataforma personal. Incluso recibió 143 mil soles del Estado Peruano, es decir, de nuestros impuestos.

Parte de este dinero provino del Ministerio de Producción como “premio a la innovación como start-up“, a pesar de tratarse de una web de noticias, como tantas.

Garrido-Lecca llegó a afirmar, incluso, que Altavoz valía un millón de dólares. Todo esto no fue impedimento para que quiebre luego del fiasco de Siria.

 

3) MIJAEL ESCRITOR: “PENGUIN RANDOM HOUSE HA TENIDO LA GENEROSIDAD DE INVITARME A PUBLICAR ESTE LIBRO”

El frustrado viaje a Siria fue muy promocionado en las redes de Garrido-Lecca. Allí hablaba de sus “aliados estratégicos” para el viaje. Uno de ellos era Penguin Random House (PRH):

 

Resaltado (nuestro) el logo que uso Mijael para referirse a PRH

Nos comunicamos con un vocero oficial de la editorial y nos manifestaron que, por política de la empresa, no pueden revelar los detalles contractuales con sus autores, así estos existan o no.

Sin embargo, aclararon que, en primer lugar, en PRH no se trabajan “alianzas estratégicas”

“No tenemos alianzas estratégicas con autores, no existe esa figura para nosotros y menos pública. (…) Te puedo confirmar que no tenemos ningún acuerdo con Altavoz. Sí es cierto que nos comentó que iba a viajar pero nada más. No trabajamos la figura de “alianza estratégica”, aunque valoramos todos los libros que nos envían”.

En segundo lugar, ese ni siquiera es el logo de la versión peruana de PRH.

“Ese logo no es nuestro logo. Nuestro logo es ‘Penguin Random House Grupo Editorial’. El logo que me has mandado debe ser el de la casa norteamericana”.

A la izquierda: el logo usado por Mijael. A la derecha: el logo 100% real de la casa editorial peruana.

—¿No sabían del uso del logo en ese banner?— preguntamos.

—Nos estamos enterando recién. Si nosotros hubiéramos auspiciado un viaje, hubiéramos mandado el logo correcto de la empresa –respondió el representante de PRH.

Le preguntamos a Ortega por el uso no autorizado del logo de la matriz norteamericana de PRH:

“Lo que hacíamos para redes sociales y diseño gráfico lo hacía una persona encargada, pero funcionaba así: Mijael le decía qué tenía que hacer y la persona lo hacía. No es que había nada oficial detrás ni se revisaba si ese banner estaba respaldado por un contrato, nada, porque finalmente era el director del diario mandándole al diseñador gráfico a hacer un banner”.

Aparentemente, la intención de Garrido-Lecca con PRH era escribir un libro sobre Siria. Fue muy locuaz respecto a este en la entrevista de octubre en 2017 en el programa “Beto a saber”, donde Beto Ortiz le preguntó:

Beto: ¿Qué quieres hacer en Siria?

Mijael: Un documental y vamos a escribir un libro. Creo que lo voy a escribir con Ariana, que trabaja conmigo, o sólo. Y lo voy a publicar con Jerónimo (Pimentel). Todavía no hemos definido bien eso. Lo hablé con Jerónimo y dijo que le interesaba. 

Ariana Lira, la periodista a la que hace referencia en esa declaración, manifestó sobre el libro: 

“Era una cosa bastante hipotética. Como la entrada a Siria siempre fue una contingencia, el libro nunca fue un proyecto conciso. Lo dijo sin que tengamos la certeza de que íbamos a entrar”. 

Pero esta no fue la única vez que el candidato utilizó el nombre de Penguin Random House para anunciar un libro que jamás vio la luz.

A inicios de 2019, Garrido-Lecca afirmó que publicaría “La guerra de nuestros padres” en la Feria Internacional del Libro de Lima de este año, de la mano de Penguin y bajo la edición de Jerónimo Pimentel.

El tuit no está retuiteado ni por Jerónimo Pimentel ni por Penguin Random House, cuando esa práctica es bastante común, ¿no?

Como ocurrió en el caso anterior, PRH insistió en que ellos no revelan detalles sobre la existencia (o no) de relaciones contractuales con autores. Sin embargo, sí precisó que la cuenta taggeada en este tuit no es la de la sede peruana, sino de la sede principal en norteamérica. Las cuentas oficiales de Penguin en Perú llevan el nombre “Me gusta leer Perú”.

Por otro lado, buscamos a José Carlos Yrigoyen –colaborador de PRH– quien leyó el texto de Garrido-Lecca. Él afirmó haber leído un escrito “de no más de dos páginas”. Dijo que era “una introducción del contexto político del libro”. Penguin Random House Perú especificó que si Yrigoyen leyó el libro, no fue por orden de la editorial.

En junio, a poco más de un mes de la FIL, Garrido-Lecca aún seguía mencionando su supuesto libro. En un debate organizado por la Asociación Civil Themis, el entonces conductor de televisión comentó:

“Tanto Alonso [Gurmendi] como yo estamos publicando libros este año. Alonso explicando su teoría del Conflicto Armado Interno y yo explicando la visión de la guerra de nuestros padres, la historia de Sendero Luminoso”

A pesar que la feria ya pasó y el libro no se publicó, hace poco, a inicios de noviembre, en una transmisión en vivo, el ahora candidato afirmó que seguía escribiendo el libro.

Bendezú: ¿Estás escribiendo o vas a publicar algún libro?

Mijael: Sí, pero tengo un problema y es que cada vez encuentro menos tiempo para escribir. Por suerte mi editor es generoso y no me apura. Se llama “La guerra de nuestros padres” y es una historia novelada. Esta sí tiene vocación histórica de la guerra contra Sendero Luminoso.

 

4) MIJAEL CONSTITUCIONALISTA DE PRIMER NIVEL

Luego de la disolución del Congreso, en redes sociales circuló un comunicado en el que once personajes –presentados por Jaime de Althaus como “constitucionalistas de primer nivel”– se manifestaban en contra de la decisión de Vizcarra. Uno de ellos era Garrido-Lecca.

El comunicado asegura que sus firmantes son “profesionales del Derecho con amplio conocimiento de la materia constitucional y experiencia docente”. Hasta donde Somos Periodismo pudo averiguar, Garrido-Lecca no cumple ninguna de estas tres características.

a) “Profesional del Derecho”

La ley orgánica del Poder Judicial, en su Artículo 285, sobre los requisitos para ejercer la abogacía, dice:

 

 

Es decir, para ejercer el Derecho en el Perú hay que estar registrado de manera “obligatoria en un colegio de abogados”

Nueve de los firmantes de ese comunicado están registrados en el Colegio de Abogados de Lima y uno en el Colegio de Abogados de Arequipa.

El único firmante ahí sin colegiatura es Garrido-Lecca. Es decir, no es abogado. Tampoco podría serlo, puesto que no tiene licenciatura: solo es bachiller, como se muestra en el Registro Nacional de Grados Académicos y Títulos Profesionales de Sunedu.

La ley dice que la obtención del título y el registro en Sunedu también son obligatorios para hacerte llamar abogado en Perú.

b) “Amplio conocimiento de la materia constitucional”

Diez de los signatarios registran experiencia como constitucionalistas. De nuevo, el único sin vela en ese entierro es Garrido-Lecca. Y es que toda su experiencia laboral está relacionada a medios de comunicación. Además, sus artículos en Themis, revista de Derecho a donde perteneció durante su pregrado, son de materia económica, administrativa, filosofía y política. Ninguno de corte constitucional.

Resaltamos las etiquetas de cada artículo que Garrido-Lecca publicó en Enfoque Derecho

 

O sea, ni profesional ni académicamente ha demostrado conocimientos en la materia constitucional. Ni amplios ni estrechos.

c) “Experiencia docente”

Esto es algo que no solo se dice en ese comunicado. En la famosa charla en la Universidad Científica del Sur, Garrido-Lecca afirmó haber sido profesor universitario:

“Yo vengo de enseñar en la Católica y en San Marcos. En una, filosofía del derecho y en la otra, acto jurídico y derecho civil”.

Sin embargo, en el Campus Virtual de la Universidad Católica él no figura más que como un simple egresado. No hay registro de que jamás haya dictado un curso en la PUCP.

Comparativa de resultados. Arriba: Garrido Lecca. Abajo: como se muestran los profesores en el campus. Incluso cuando dejan de dictar, aparecen como “docente dado de baja”.

Nos comunicamos con una autoridad de la Universidad San Marcos que confirmó, de manera oficial, que ahí tampoco dictó.

“Mijael Garrido-Lecca no ha dictado, ni como invitado, cátedra alguna en la Facultad de Derecho y Ciencia Política de la UNMSM. Han revisado en los archivos de la dirección académica, y no hay registro de la persona mencionada como profesor”.

Todas estas imprecisiones nos generaron muchas dudas que podrían haber sido absueltas por el mismo Garrido-Lecca pero, como se verá más adelante, se negó a responder. Aún esperamos que lo haga, tanto en su condición de columnista (en el diario Expreso), como de actual candidato al Congreso (por el Apra).

Volviendo a su carrera como docente, hay algo más…

PROFESOR AMENAZADOR

En donde sí enseñó fue en la Universidad Científica del Sur (UCSur). Luego de la conocida charla que nos ha servido de insumo para buena parte de este informe lo convocaron bajo la modalidad de “profesor extraordinario” para dictar el taller “Técnicas de entrevista” desde agosto, pero no duró ni un ciclo ahí.

Garrido-Lecca fue despedido de la UCSur por enviar mensajes amenazantes a un colega. Nos comunicamos con el profesor Jaime Cordero, el agraviado, y nos contó que, efectivamente, tuvo un “altercado, un intercambio de mensajes” con el profesor Garrido-Lecca.

—El señala que tomó nota que yo había hecho comentarios supuestamente ofensivos sobre él. Eso nunca sucedió, yo nunca me expresé de manera ofensiva contra él”.

—¿Le reclamó, lo amenazó? —preguntamos.

—Eso es lo que yo entendí y por eso lo reporté— respondió Cordero.

Consultamos una fuente oficial de la UCSur y nos dijeron que se trataba de un tema interno. Sin embargo, pudimos confirmar que “hubo un altercado con un profesor”, que se trataba de “un caso de una vulneración del código de ética” de la universidad y que “se procedió en consecuencia”. Es decir, que lo despidieron por amenazar a otro profesor.

 

5) MIJAEL LUCHADOR POR LA DEMOCRACIA: “RENUNCIÉ A NO PODER DECIR LO QUE PIENSO”

Garrido-Lecca inventó un nuevo rubro en el periodismo: el de conversación. Así es que condujo desde enero de 2018 ‘Contacto’ en Canal N.

Hasta que, el primero de octubre, al final de su columna en Perú21, confirmó su salida del canal, al cual le agradeció por todo el tiempo al aire.

Sin embargo, semanas después, en un tuit dio a entender que su salida respondía a un tema de conciencia y no “personal”, como había escrito en Perú21.

Mas el 21 de octubre, en entrevista con Jaime Bayly dijo:

“Yo renuncié. Se especuló con respecto a una censura cuando la decisión la tomé yo”.

Días después de esa entrevista, Clara Elvira Ospina, directora de Canal N, se presentó en la Facultad de Comunicaciones de la PUCP. Conversando con el público, confirmó que la salida de Garrido-Lecca se dio luego de que éste recibió una llamada de la vicepresidenta Mercedes Araoz, que ese día acababa de juramentar como “presidenta encargada”. Ospina nos dijo:

“Me llamó y me dijo que tenía un encargo de la señora Mercedes Aráoz y que él entendía que era un conflicto, que él sentía que era un golpe de Estado”.

Consultamos al asesor de Mercedes Aráoz por la supuesta convocatoria que habría originado la renuncia del conductor y nos hizo llegar la respuesta de la vicepresidenta.

“No es cierto que haya llamado, convocado o encargado algún tema al señor Mijael Garrido-Lecca el día 30 de septiembre. El señor Garrido-Lecca no ha sido parte de mi equipo de asesores y tampoco he tenido intenciones de convocarlo para que se una a mi equipo de trabajo, ni en mi despacho como congresista de la República, ni como vicepresidenta. Con él me une solamente un vínculo de amistad y respeto mutuo”.

Cuando la declaración de Ospina se volvió pública, Garrido-Lecca envió una avalancha de tuits amenazando con decir su verdad: que en su programa hubo personajes censurados, opiniones limitadas y demás problemas de libertad de expresión. Una verdad que contradice, de nuevo, la versión que dio con Bayly, “que nunca hubo censura ni decisión editorial en su trabajo.

Estos tuits fueron borrados luego de que Fernando Llanos, periodista de América TV, dijera que estas afirmaciones contradecían su carta de despedida.

Lo cierto es que desde su renuncia, Garrido-Lecca se ha dedicado de lleno a su candidatura por el partido aprista. También allí hemos encontrado contradicciones y hechos inverosímiles.

 

6) MIJAEL APRISTA: “EL APRA ES UN PARTIDO DONDE MILITÉ HASTA LOS 18 AÑOS”

Esta sorprendente afirmación fue realizada en el set de Bayly en Miami, luego de que anunciara su candidatura al Congreso en el 2020 con el partido de la estrella.

“Hablé con el APRA que es un partido donde milité hasta los 18 años, por cinco años, desde los 13 hasta los 18”.

Sin embargo, tres años antes –en el 2016– le aseguró al periodista Nicolás Lucar, en Exitosa Radio, que nunca se inscribió en el partido.

“No soy militante aprista. No tengo afiliación política. Evidentemente cuando era chico fui a un par de reuniones del Apra. Mi papá me llevó cuando tenía 15 o 16 años pero ya a los 16 años me di cuenta que ese no era el camino. Entonces nunca me inscribí y no soy militante”.

Acudimos al Registro de Organizaciones Políticas, donde figuran las afiliaciones partidarias desde 2004, año en el que Garrido-Lecca tenía 15. Según su versión ante Bayly, para entonces ya era militante aprista. Por tanto, aquí debería aparecer.

Historial de afiliación: ninguno.

Pero no.

Quizá no aparece porque era  menor de edad cuando se inscribió. Ante la duda, el Secretario Nacional de las Juventudes Apristas César Aranguren nos contó:

“Lo he podido ver en actividades, en festividades. Es cierto que ha asistido, pero no ha tenido una militancia. Ser dirigente o militante significa venir tres de los siete días de la semana. Participar, organizar. En el caso de la juventud aprista, él vendría a ser contemporáneo conmigo. Yo no tengo ningún registro de que haya sido dirigente o directivo de algún distrito. Por eso él ha sido invitado, porque al ser invitado no lo consideramos como militante. Es una respuesta bien clara: Mijael ha venido como invitado al partido”.

Y ojo, la militancia no caduca. A menos que uno renuncie, no hay vuelta atrás.

Once aprista, always aprista. Fuente: Publimetro.

 

7) MIJAEL ACCIDENTADO: “NO PODRÉ CUMPLIR COMO SE DEBE AMBOS ENCARGOS”

Canal N no ha sido el único medio periodístico del que Garrido-Lecca se fue en medio de cuestionamientos.

En junio de 2018 fue nombrado Editor Central Multiplataforma de Perú21. Seis meses después, en un comunicado en Facebook, anunció su salida.

Como se lee, su argumento fue sobrecarga laboral. Sin embargo, Cecilia Valenzuela, directora de Perú21, aclaró la auténtica razón de la salida de Mijael. Advertimos que esta debe ser una de las historias más delirantes de todas las esgrimidas por Garrido-Lecca. Dijo Valenzuela:

“Yo nunca suelo comentar sobre incidentes que pueden haber ocurrido con algunos periodistas que han colaborado en los medios que me ha tocado dirigir porque no me parece fraterno y porque siempre se ha tratado de periodistas haciendo periodismo. Ahora se trata de un periodista que se ha vuelto político, que ha dejado de ser periodista para ser un político y esa es la única razón por la que voy a hacer un comentario sobre este tema.

Él quiso faltar al trabajo y dijo que había tenido un accidente, que lo había atropellado un auto. Me preocupé y le pregunté algunas cosas, que cómo se sentía. Faltó a trabajar, en efecto, algunos días, dos o tres. Y cuando lo vi de nuevo no tenía ningún rasguño. Me pareció extraño y luego le pedí que nos contara a todos, porque estábamos en la reunión de editores, qué le había ocurrido, cómo había sido. Y nos contó a todos de nuevo lo mismo. Lo que me había contado a mi, del atropello y tal. A mí me preocupó muchísimo porque una de las condiciones para ser periodista es no mentir. Entonces tomé mi auto, fui a la clínica donde él dijo que se había atendido. Hablé con el director de emergencias y le expliqué lo que pasaba. Él me ayudó. Revisamos juntos los ingresos en la computadora y nunca había ingresado. Entonces le pedí su carta de renuncia”.

 

—¿Entonces lo que publicó en sus redes [sobre su renuncia a Perú21] es mentira?— consultamos.

Esa fue la segunda mentira. La primera fue el atropello y la razón que publicó fue la segunda”.

Lamentablemente, el ahora candidato por el partido aprista se negó dos veces –una por teléfono y otra, por WhatsApp– a dar su versión para este reportaje.

 

 

 

Mijael Garrido-Lecca no ha sido capitán. No ha sido comando en el VRAEM. No ha sido militante aprista. No ha escrito ningún libro. No ha sido corresponsal de guerra. Nunca estuvo en Siria. No es constitucionalista. No es abogado. No es profesor universitario. 

Pero sí es algo: es candidato al Congreso de la República.

Por eso mismo, Valenzuela nos deja la siguiente reflexión:

“Nadie puede usar el periodismo para construir una imagen política. Es algo tremendamente irrespetuoso y abusivo. Además, una persona que nos representa, no puede ser un mentiroso. Las personas que mienten no son personas confiables. Por lo tanto no pueden estar a cargo de tomar decisiones, de legislar, en favor de toda una colectividad”.

Y si bien la historia ha condenado a los malos políticos…

“El problema es que, en el camino, todos los peruanos pagamos pato”.