Reconocidos exalumnos responden a nuestro cuestionario sobre doce cosas lindas (y no tan lindas de su paso) por la PUCP. Esta vez le toca el turno a Santiago Roncagliolo.

Por Anapaula Michilot

  1. El Tontódromo es… El lugar perfecto para no hacer nada mientras parece que vas a alguna parte. Y por eso una parte importante de nuestra formación: muchos trabajos también son así.
  2. Los sheriffs son… Ni idea. Debo ser muy viejo ya.
  3. Estudios Generales es… El primer centro de estudios de mi vida donde había chicas. Cuando entré por primera vez, en el aire sonaba el Aleluya.
  4. Mi mayor roche en la PUCP fue… Cantar. Un año, la única actividad que conseguí fue el coro. Y no era la persona adecuada. Me pusieron con los bajos, para que no se me escuche.
  5. Me quedé dormido en la clase de… Matemáticas 1.
  6. El curso que más me aburrió fue… Latín ¡Y tuve que llevar cuatro!
  7. La clase que nunca olvidaré… Fonética con Gatti. Nos hacía pronunciar todos los sonidos de todos los idiomas. Y no todos nos salían bien. La clase parecía el ensayo de una sinfónica desafinada.
  8. Mi profesor favorito fue… Luis Jaime Cisneros. Muchas decisiones de mi vida se las debo a él.
  9. Mi point favorito fue… El Leo’s. No quiero ni preguntar si aún existe.
  10. ¿Qué es lo que más extrañas de tu vida universitaria? Pasar la tarde tirado en el jardín de Psicología con mis amigos.
  11. La comida de la PUCP era… Estamos de aniversario. Es una fecha para recordar las cosas bonitas. Me niego a responder a esa pregunta. Yo comía en Artes o Letras.
  12. La PUCP para mí fue… Donde me convertí en un adulto. O al menos en el adolescente independiente que a veces sigo siendo.
  13. Una anécdota que nunca olvidare… Los chistes de Luis Jaime Cisneros sobre sus colegas mojigatas del Opus Dei. Lamentablemente, no puedo repetirlos en público.

Sobre El Autor

Somos Periodismo

Artículos Relacionados