Por Sonia Millones
Fuente: Andina

Beijing.- Zhou Junwei es un universitario chino que se ha puesto el nombre de Rodrigo para hacer más sencilla la comunicación con sus contactos occidentales y mejorar su pronunciación de la letra “r”, uno de los retos más difíciles para muchos asiáticos que estudian el idioma español.

Para este estudiante de Filología Hispánica de la Universidad de Estudios Extranjeros de Beijing (BFSU por sus siglas en inglés), aprender el idioma español está de moda en China porque  abre un mundo de oportunidades laborales y experiencias con múltiples satisfacciones.

“Ya llevo tres años estudiando español en la universidad y recuerdo con mucha alegría cuando después de tanto practicar pude pronunciar la letra `r’, fue un momento muy feliz.  Ahora tengo muchos sueños y proyectos, entre ellos ser maestro de español y viajar a América Latina”, comenta entusiasmado.

Cada vez más universitarios chinos optan por aprender español ante el incremento de las relaciones entre China e Iberoamérica.

El futuro también es alentador si se toma en cuenta que el Ministerio de Educación anunció este año la incorporación del idioma de Cervantes a los cursos opcionales que se imparten en las escuelas primaria y secundaria del país asiático que tiene cerca 1,400 millones de habitantes.

La posibilidad de elegir al español como lengua extranjera en el colegio es una medida que permitirá que más chinos profundicen sus conocimientos, apuesten por la especialización y se involucren más en la cultura de los países que hablan este idioma, asegura Wang Yunpeng, otra joven estudiante de castellano.

Reflexiones similares comparte Sheng Zuoxiu, su compañero de estudios, quien confiesa que las obras del escritor colombiano Gabriel García Márquez y los fragmentos maravillosos de   `Cien años de soledad´ lo motivaron a elegir este idioma, que en su opinión, viene acompañado de interesante diversidad cultural e historia.

Expansión

Actualmente hay más de 100 departamentos universitarios de China que enseñan español y en cada curso se suman más alumnos, refiere Chang Fuliang, profesor de español de la BFSU, quien recuerda que en 1952 se fundó la primera carrera de español en la Universidad de Estudios Extranjeros de Beijing y que en 1999 solo habían 12 centros de estudios encargados de enseñar ese idioma.

“En menos de 20 años hemos pasado de 12 centros de enseñanza a más de 100, hay mucho potencial, especialmente con América Latina. Las autoridades de China se han planteado la meta de multiplicar el comercio e inversiones con varios países latinoamericanos y eso implicará que se requieran más profesionales que hablen bien este idioma y se involucren en esa cultura”, asevera.

En esa misma línea, Zhang Ruiwen, otra joven universitaria quien viajará próximamente a México a perfeccionar su nivel de aprendizaje de esta lengua, considera que los intercambios académicos y estudiantiles no deben limitarse solo a España porque América Latina ofrece muchas y variadas oportunidades laborales.

“El Gobierno de China está reforzando sus nexos con los países latinoamericanos y esto se refleja a través de relaciones comerciales, culturales y políticas muy estrechas.  Cada vez hay más empresas que hacen sus inversiones en ambos bloques por eso se necesita más personas capacitadas en la comunicación de esta idioma maravilloso”, concluye.