Pocos son los periodistas de aquella zona que llamamos “la infantería” que se deciden a publicar libros. A veces son ampliaciones de historias que ellos trabajaron en las redacciones y que tuvieron la característica de ser noticias importantes con largo seguimiento (con follow up dicen los norteamericanos). Otras veces son resultados de investigaciones que nunca conocieron las páginas de diarios o revistas, como los casos muy conocidos de Gustavo Gorriti (Sendero) Ricardo Uceda (Muerte en el Pentagonito) y otros que sería largo de citar.

En países como Argentina en especial, Colombia y, por supuesto, Brasil, es común que los periodistas profesionales publiquen libros, y así, historias que no pudieron ser desarrolladas con la calma que es imposible en las redacciones que reclaman rapidez, son divulgadas con éxito editorial.

Tenemos también el caso, ya antiguo, de colegas que recogen textos ya publicados rescatándolos de las hemerotecas. Esta práctica es regular en el medio.

En nuestro país los colegas se asoman con timidez al mundo editorial, en comparación con los periodistas de los países citados. Pero ya vemos una tendencia interesante que ojalá persista.

Tenemos varios ejemplos muy recientes para citar.

Efraín Rúa es periodista profesional de larga experiencia, sanmarquino, fraguado en el fragor de las redacciones y que publicó el conmovedor relato El crimen de la Cantuta que ha merecido ya cinco ediciones. Es la historia, como se sabe, del atroz asesinato de estudiantes de la Universidad Guzmán y Valle por el Grupo Colina, un conjunto de sicarios fujimoristas, en 1992.

Esta vez Rúa ha investigado otra famosa historia y el título la describe: El gol de la muerte. La leyenda del negro Bomba y la tragedia del Estadio (Editora Ruta Pedagógica. Lima. 2014). Este libro cuenta, con la pulcritud de un gran investigador, los antecedentes, contexto y detalles de lo que fue aquella terrible noche de mayo de 1964 en que los equipos de fútbol de Perú y Argentina jugaban un partido decisivo.

La historia ha sido contada mil veces pero esta versión de Efraín Rúa ha puesto el énfasis en la vida de Víctor Vásquez “Negro Bomba”, el irresponsable moreno que irrumpió en la cancha para intentar golpear al árbitro. El desorden fue tal que la jornada culminó con más de trescientos muertos.

Siempre en la zona del fútbol el profesor y periodista deportivo Jaime Pulgar Vidal ha publicado El Clásico. El inicio de una rivalidad (Mesa Redonda. Lima. 2014) para contar cómo fue aquel partido de 1928 en que se enfrentaron por primera vez los equipos de fútbol Universitario de Deportes y Alianza Lima.

Es importante señalar que nuestro colega es historiador y por tanto, la historia de aquel primer gran partido ha sido trabajada con la acuciosidad que se exige a los profesionales que recogen historias del pasado. Y esto, unido a su pasión por el deporte, ha dado como resultado una gran crónica cuya extensión excedía los límites de un periódico.

Además de la historia misma, narrada con precisión y buen estilo periodístico el libro de Pulgar Vidal es una excelente lección de cómo afrontar esta clase de historias, detallando el contexto, dando todas las referencias de lo citado y, por supuesto, poniendo el toque de color y emoción que exige el fútbol. Hay que leerlo.

Pedro Canelo es periodista profesional, de la especialidad de Deportes, que ha publicado su libro Figuritas repetidas. Crónicas, entrevistas, columnas y perfiles (U. Garcilaso de la Vega. Lima. 2014) rescatando excelentes textos que fueron publicados en El Comercio. En su libro podemos apreciar la técnica narrativa clásica del periodismo de diario, párrafos rápidos, nerviosos en notas que reunidas hacen una excelente colección. Es verdad que no tienen contexto y lo disfrutan mejor los lectores bien informados. Pero merece ser leído.

Finalmente, otro libro de un estimable colega de la televisión, Armando Avalos, presenta en breves crónicas los esfuerzos, reflexiones y consejos de un reportero de primera línea en la batalla periodística. El libro se titula Reportaje al Periodismo (U. Garcilaso de la Vega. Lima. 2014) y tiene la virtud de ser testimonial pues el autor trabaja en el servicio de noticias de un canal de televisión.

Con las historias que cuenta el colega Avalos es posible conocer de cerca el competitivo mundo del periodismo televisivo que es ahora tan criticado por el exceso de violencia que exhibe cada día.