La dirigente sindical Magdalena Jorge denuncia que la administración del alcalde Muñoz no ha incluido cláusulas que prohíban el cese de personal a la empresa contratista ganadora.

Por Maria Alejandra Gonzales

La Municipalidad Metropolitana de Lima (MML) convocó una licitación para el servicio de limpieza pública que no incluye cláusulas para garantizar la estabilidad laboral de 800 trabajadores que desempeñan esa labor desde hace más de veinte años.

El Sindicato de Trabajadores Obreros de la Empresa Innova Ambiental (Sitobur) exige que se incorpore dicha cláusula para que la empresa que gane la licitación respete todos sus derechos ganados tras más de dos décadas de trabajo.

Actualmente, los obreros municipales están suscritos en la planilla de la empresa Innova Ambiental y firman contratos de 3 y 6 meses. Son trabajadores públicos sujetos al régimen de la actividad privada. Esta forma de contrato terceriza el servicio de limpieza pública y excluye a los municipios de toda responsabilidad directa con los trabajadores.

A pesar de que la Corte Suprema ordenó en 2018 que el servicio de limpieza pública no debe ser tercerizado, y señaló que debe existir una relación laboral indeterminada con la Municipalidad de Lima, el alcalde Jorge Muñoz no ha cumplido dicha sentencia. En otras palabras, se niega a incorporar a la planilla edil a los trabajadores de limpieza.

“No sabemos qué pasará con nosotros luego de que se adjudique el servicio a la nueva empresa”, señala Magdalena Jorge, secretaria de la mujer de Sitobur y trabajadora de limpieza pública de las calles del centro de Lima. “Probablemente los 800 trabajadores nos quedaremos en la calle cuando se entregue la buena pro, no existe una sola cláusula que nos proteja”, añade.

La dirigente sindical afirma que  los funcionarios de la Municipalidad de Lima nunca les comunicaron que se planeaba convocar a un concurso público para la limpieza de la ciudad. “Fue a través del Sistema Electrónico de Contrataciones del Estado (SEACE) que nos enteramos, el 12 de marzo se había iniciado la licitación. El proceso iba a finalizar en abril, pero con la pandemia se extendió hasta ahora”, agrega.

Proceso de licitación llevado a cabo por la MML sigue en pie en plena pandemia. Inició el 12 de marzo y finaliza el 3 de julio. Fuente: Organismo Supervisor de las Contrataciones del Estado.

A pocas semanas del otorgamiento de la buena pro a la empresa ganadora, cientos de trabajadores viven en un clima de incertidumbre laboral.

Situación actual de las obreras de limpieza

Más del 60% de trabajadores son madres de familia mayores de cuarenta años. Magdalena Jorge relata que muchas compañeras han perdido familiares a causa del coronavirus. “Ahora son las únicas que llevan el pan a casa. Están endeudas por todo lo que gastaron al intentar salvar a sus seres queridos”, señala.

A estas mujeres las invaden ahora sentimientos de angustia. Despedirlas implica dificultades para conseguir un nuevo empleo durante el Estado de emergencia. Debido a sus edades, entre 40 y 60 años, Magdalena Jorge teme que la empresa ganadora de la licitación dejará de contratarlas. “Tenemos derecho a culminar nuestros años de trabajo, jubilarnos y tener una vejez digna”, afirma la dirigente.

“¿El alcalde no piensa con qué dinero ellas van a pagar la luz, el agua, el internet con el que se educan sus hijos? La necesidad es grande. Se quejan tanto de los ambulantes y me pregunto cuántas de estas mujeres tendrán que recurrir a la informalidad si es que finalmente son despedidas”. Evitarlo está en manos del alcalde”, afirma Magdalena Jorge.

Autoridades se lavan las manos

Intentamos obtener la versión de la Gerencia de Servicios a la Ciudad y Gestión Ambiental de la Municipalidad de Lima, órgano encargado de la prestación del servicio de limpieza pública. Sin embargo, no hubo respuesta. A la fecha, la MML solo se ha pronunciado a través de su cuenta de Twitter.

La tercerización de trabajo por servicio de limpieza pública continúa desde 1995 con la empresa Innova Ambiental.

La Ley Orgánica de Municipalidades indica que “la limpieza pública es una función específica y principal del municipio”. No obstante, el alcalde Jorge Muñoz ha ignorado esta norma, de la misma manera que lo ha hecho con la sentencia de la Corte Suprema. “La Municipalidad de Lima se lava las manos porque sostiene que no somos sus trabajadores”, asegura Magdalena Jorge.

La Municipalidad de Lima fotografía a los trabajadores mientras continúan su labor durante el estado de emergencia, exponiéndose a contraer el nuevo coronavirus.

Los trabajadores se ven obligados a realizar protestas para que sus denuncias sean escuchadas. Esta semana llegaron a los alrededores del Palacio Municipal mientras se realizaba una sesión del Concejo Metropolitano de Lima. Su propósito fue protestar por el atropello de sus derechos laborales con carteles que indicaban #NoSomosObjetosDescartables.

Trabajadoras de limpieza pública exigen ser escuchadas por la autoridad municipal. FOTO: Twitter Isabel Cortez (obrera de limpieza pública).

Actualización

El día jueves 18 de junio, la MML dio su descargo a través de un comunicado en el que afirma, en primer lugar, que “la comuna limeña NO TIENE INJERENCIA respecto al futuro laboral de este grupo de trabajadores, pues corresponde a un ámbito de carácter privado”, reconociéndolos, así, como trabajadores de la empresa Innova Ambiental.

Ante el fallo de la sentencia de la Corte Suprema, la Municipalidad de Lima explica que se acatará el mandato judicial y que el retraso de este se debe a que la anterior gestión edil no previó el presupuesto para asumir dicha obligación. Sobre la sentencia, la MML indica que Sitobur presentó una relación de 570 trabajadores a ser incorporados en la planilla municipal, de los cuales 454 ya han presentado sus documentos y están esperando los 116 faltantes. Por su parte, Sitobur responde en otro comunicado que, actualmente, solo 300 trabajadores serían beneficiados con la sentencia de la Corte Suprema. Por ello, exigen que se incorpore una cláusula que les brinde estabilidad laboral. 

Respecto al pedido de los trabajadores de limpieza pública de incluir dicha cláusula, la MML menciona que se elevó la solicitud al buzón de consultas del OCSE (Organismo Supervisor de las Contrataciones del Estado). La respuesta recibida de dicho organismo fue que “la Ley de Contrataciones del Estado y su Reglamento no considera como posibilidad que se condicione al contratista a contratar con personal asignado o recomendado por ésta”. Sin embargo, la MML agrega que esta petición de los trabajadores la pondrán en consideración del o los nuevos adjudicatarios, aunque no se brinda más detalles sobre cómo se pondrá “en consideración” el pedido de la cláusula laboral.