La víctima nunca es culpable.