La flor de la canela tiene un lugar y a una persona reflejados en sus letras. Escrita por la cantautora peruana Chabuca Granda, la canción es un emblema de peruanidad que recopila, fiel a su estilo, tradiciones y personalidades de la Lima de aquel entonces.

Por Sthefanny Carrión

 

Chabuca Granda inicia su interpretación con una dedicatoria. “Esta es mi flor de la canela” anuncia al público mientras los acordes de guitarra empiezan a sonar.

Déjame que te cuente, limeña

Déjame que te diga la gloria

En una entrevista en Chile, Chabuca comentó que el inicio de su canción fue pensado para llamar la atención de los y las limeñas con la intención de que siempre tengan en mente proteger la historia y tradiciones de la capital.

Del ensueño que evoca la memoria

Del viejo puente, del rí­o y la alameda

La última frase fue tomada de una conferencia sobre la ciudad de la que se enamoró Raúl Porras Barrenechea; además, la frase de este historiador está incluida en la famosa “Antología de Lima”. Se dice que Granda estuvo presente y la frase impactó a tal punto que decidió usar esta destacada frase.

Déjame que te cuente, limeña

Ahora que aún perfuma el recuerdo

Chabuca Granda y Victoria Angulo caminando por el Rimac. Foto: Archivo Caretas

Chabuca conoció a quien sería su musa para esta canción de muy joven cuando visitaba la casa de la escritora doña María Isabel Sánchez-Concha de Pinilla, en Barranco. No mucho después de conocerla, se puso manos a la obra.

Ahora que aún mece en su sueño

El viejo puente del rí­o y la alameda

Victoria Angulo, la flor de la canela, era una vecina del Rímac que vivía frente al viejo puente El Palo.

Jazmines en el pelo y rosas en la cara

Airosa caminaba la flor de la canela

Angulo rodeaba los setenta años y la cantautora escogió estas flores para representar sus perladas canas. Sus rosadas chapas fueron producto de la hipertensión como cuenta Marco Carmona para el diario Comas.

Derramaba lisura y a su paso dejaba

Aroma de mixtura que en el pecho llevaba

“Chabuca estaba haciendo el valse desde hacía meses. En esa época ella trabajaba en la Antigua Botica Francesa. Era consejera de los productos de belleza Helena Rubinstein. Entonces, cuando mi hermana y yo pasábamos por el jirón de la Unión, nos convidaba el heladito. Chabuca nos llevaba después al baño para cantarnos lo que estaba componiendo”, recuerda Juanita Loyola Angulo, hija del personaje inspirador, en una entrevista para Caretas.

Del puente a la alameda

Mundo pie la lleva

La heladería a la que se refiere es Botica Francesa del centro de Lima, una de las mejores heladerías de la época en el jirón de La Unión.

Por la vereda que se estremece

Al ritmo de sus caderas

Viejo puente de Palo utilizado para cruzar del Centro de Lima al distrito Rimac. Foto: Lima la única.

Victoria solía indicarle qué recorrido debía hacer para llegar desde la heladería hasta su casa en el Rimac. Esta se ubicaba frente al Puente de Palo, donde se conocía se llevaban a cabo fiestas de guitarra y percusión.

Recogí­a la risa de la brisa del rí­o

Y al viento la lanzaba

Del puente a la alameda

El viejo Puente de Palo fue construido debido a la necesidad de cruzar desde el centro de Lima al Rímac y viceversa. Actualmente, ese propósito lo cumple el puente Rayitos de Sol.  

Déjame que te cuente, limeña Ay!

Deja que te diga morena mi pensamiento

Trazado de forma diagonal para tener mayor resistencia a las corrientes del río, el puente servía como trampolín para “los palomillas” de ambos distritos cuenta Andrés Herrera en su libro Álbum Fotográfico del Rimac.

A ver si así­ despiertas del sueño

Del sueño que entretiene, morena.

Gente iba y se lanzaban al río en arriesgadas competencias, que muchas veces terminaban en tragedias como cuentan diarios de la época. También fue usado por camaroneros que usaban las columnas de madera para asegurarse durante sus pescas.  

Tus sentimientos

Aspiras de la lisura

Que da la flor de canela

Adornada con jazmines

Matizando tu hermosura

Chabuca Granda. Fuente: El Comercio

Chabuca termina de escibir la canción en el año 1950 y espero hasta el 21 de julio, cumpleaños número 48 de Victoria, para cantarla por primera vez y dedicarsela.

Alfombras de nuevo el puente

Y engalanas la alameda

El rí­o acompasara tu paso por la vereda

Poco tiempo después, el grupo Los Morochucos grabaría la canción; sin embargo, la versión de Los Chamas fue la que se hizo más popular y dio a conocer esta obra al mundo. Chabuca Grande inició de este modo y con esta canción sus presentaciones internacionales.

Jazmines en el pelo

Del puente a la alameda

Es la canción peruana con más covers existentes. Solo en el aplicativo Spotify existen más de 600 versiones de este vals. Entre ellos, las cantadas por Yma Sumac, Lucha Reyes, Eva Ayllón, Pepe Vásquez, Gian Marco, Juan Diego Flórez, y los internacionales, Julio Iglesias, Plácido Domingo y Caetano Veloso.