El ejercicio periodístico parece decaer cada vez más si observamos la gran cantidad de noticias falsas en Internet o notas que solo buscan generar tráfico. Jeff Jarvis, profesor y director del Tow -Knight Center para el periodismo emprendedor de la Universidad de la Ciudad de Nueva York, habla sobre cómo todavía sí es posible crear y salvar un periodismo de calidad en plena era de los ‘virales’. 

Solo han pasado 25 años de la creación de la primera página web comercial y todavía no hay una definición clara de qué es realmente Internet, comenta Jeff Jarvis. Incluso, asegura, es todavía muy pronto para delimitarlo . Lo mismo ocurre con el periodismo en Internet.

Él trata de dejarles una sola lección bien clara a sus alumnos cada vez que tiene la oportunidad: “Reinventen el periodismo para esta nueva realidad de nuestra época. No sean tímidos con ello, no continúen haciendo lo mismo que se ha hecho por tantos años”. Detrás de un mundo tan cambiante, hay una necesidad de renovar el periodismo, finaliza.

Pero, ¿cómo?

Jarvis da diversos ejes para dicha reinvención, entre las tres principales están las nuevas maneras de relación con los consumidores, transformar la idea de que el periodismo solo es contar historias y adaptarse a un nuevo modelo de negocios.

  • Cambia la relación con tu público

La cultura del mass media originó que todas las personas que consumen ciertos servicios o producto sean considerados una masa. Jarvis afirma que ellos no son una masa, son individuos, miembros de determinadas comunidades. Entonces, ¿cómo cambiamos Internet para los individuos con información valiosa y relevante? Este es uno de los retos que enfrenta el periodismo.

Lo último parte de lo que Jeff también denomina ‘Periodismo Social’, que se define como enfocar el trabajo periodístico a la comunidad, no al contenido. Este periodismo busca comunidades con un “self defined”, es decir, aquellas con una identidad bien marcada en cuanto a prácticas culturales, políticas o sociales. Escúchalas, obsérvalas, entiende sus necesidades y problemas. Es en ese momento en que el periodismo empieza su labor y trabaja con informar sobre esas dificultades. El periodismo social empieza con la comunidad a la que le sirves con tu trabajo, enfatiza Jeff. Regresa a la sala de redacción no solo con lo que tú crees que pueda servir como historia, sino con la evidencia de sus necesidades y transfórmalas en información útil y de interés para la esfera pública.

  • No solo somos storytellers

A pesar de que escribir artículos o historias tiene un peso para la sociedad  y han funcionado de manera efectiva para informar a las personas, no es la única manera de hacerlo. El periodismo no es una solo una máquina de manufactura de producto o contenido. El periodismo es ante todo, afirma Jarvis, un servicio social. Por ello es necesario que el periodismo llegue a la esfera pública, a las conversaciones que tienen las personas en su día a día. Es en ese momento en el que las redes sociales como Facebook, Twitter, Whatsapp o Snapchat empiezan a protagonizar un rol importante en la prensa.

  • Spaceship: Un ejemplo del nuevo periodismo

Jarvis comenta el caso del Spaceship Media como una de las maneras en las que el periodismo moderno está trabajando. Este medio estadounidense juntó a diversas comunidades de diferentes ciudades de Estados Unidos y, a través de Internet, hizo un posible un debate entre dos mujeres de California y dos mujeres de Alabama, con distintas culturas, modos de vida y  preferencias políticas. Las de California eran partidarias de Hilary Clinton mientras que las segundas eran partidarias de Donald Trump. Esta conversación, que se inició como cualquier diálogo entre amigas, terminó en un debate político. Todo se transmitió de manera pública a través del Facebook de Spaceship . Juntar a dos comunidades diferente, e incluso en conflicto algunas veces, para que discutan, e informar dicha discusión es, asegura Jarvis, una nueva manera de hacer periodismo.

  • Busca nuevos modelos de negocios

El tradicional modelo de negocio no encaja en la nueva dinámica de Internet, un modelo que trabaja en base a una diferenciación gigantesca de ganancias entre grandes corporaciones y pequeñas o medianas empresas no funciona hoy en día. De hecho, comenta Jarvis, ha corrompido a los medios digitales, haciéndolos dependientes del famoso ‘clickbait’ con la difusión de los famosos ‘virales’ que corrompen, cada vez más, el ejercicio periodístico. Existen diversas maneras que han  surgido luego para poder generar un contenido de calidad. Por ejemplo, las suscripciones, la información premium con un material de calidad, e incluso la colaboración de los usuarios para mantener el medio. Todas ellas, sin embargo, deben apuntar a una sola cosa: reconocer a tu audiencia como una sociedad que se mueve a bese de sus propias creencias, costumbres, culturas y medios de comunicarse.